Connect with us

BOLIVIA

Bolivia: incendios forestales han alcanzado casi 300.000 hectáreas – DW (Español)

Usamos cookies a fin de mejorar nuestro servicio. Encontrará más información en nuestras Políticas de privacidad.
En 2021, según el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, cerca de 3,6 millones de hectáreas fueron afectadas.

Foto de archivo.
Los incendios en Bolivia han consumido durante 2022 cerca de 300.000 hectáreas de reservas forestales, predios agropecuarios y pastizales, indicó este sábado (27.08.2022) el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, en el primer reporte nacional del año.
En «la gestión 2022, hasta el día de hoy [sábado] se han quemado 299.503 hectáreas en todo el territorio nacional», afirmó Calvimontes en una rueda de prensa. Acotó que los departamentos más afectados son Santa Cruz, entre la Amazonia y Los Llanos (este), que representa el 77,5%, y el amazónico Beni (noreste) que es del 19%. El resto de los incendios se han registrado en La Paz, Chuquisaca (sureste) y Tarija (sur).
Las primeras evaluaciones oficiales indican que hasta agosto de 2022 hay «una reducción considerable de incendios», respecto a los registrados en el mismo período de 2021. Durante todo el 2021, de acuerdo con datos oficiales del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, cerca de 3,6 millones de hectáreas fueron afectadas.
La quema de pastizales suele presentarse todos los años en Bolivia, con el fin de ampliar la frontera agrícola y agropecuaria. Las quemas suelen comenzar generalmente en mayo y junio y algunas veces se prolongan hasta septiembre.
El viceministro Calvimontes señaló que hasta ahora se han movilizado más de 600 efectivos de las Fuerzas Armadas para las tareas de defensa civil, así como el desplazamiento de helicópteros militares para descargar agua. Sin embargo, urgió a continuar con las tareas de emergencia para evitar que «en cualquier rato pueden descontrolarse» los incendios.
ama (afp, página siete)
Los peores incendios forestales desde que se tiene constancia están causando estragos en España. Ya sea en Valencia, Alicante o Murcia, los equipos de extinción de incendios están en constante alarma. Miles de residentes, incluidos los turistas, han tenido que ser evacuados. Las regiones turísticas de Andalucía, en el sur, y Cataluña y Aragón, en el noreste, se ven especialmente afectadas.
También en Francia la sequía alcanza proporciones históricas. Ha habido incendios en todo el país. Varios de ellos, en el departamento de Gironda, en la costa atlántica, popular entre los turistas. El fuego arrasó campings, y miles de turistas fueron evacuados, las autopistas bloqueadas. El bosque milenario de la famosa Duna del Pilat, cerca de Arcachon, también es víctima de las llamas.
El Algarve es un punto de gran interés turístico en Portugal. El turismo consume aquí cantidades de agua. Pero Portugal también vive del turismo. Un dilema, porque hay una sequía extrema en todo el país y, por tanto, escasez del líquido vital. Los hoteles del Algarve también deberían reducir su consumo. ¿Pero cómo? Nadie se atreve a pedir que se ahorre agua, hasta el momento.
Viena, una de las ciudades más verdes de Europa, es también un punto caliente del cambio climático, porque el calor se acumula allí de forma desproporcionada. Por ello, la ciudad ha puesto en marcha un plan de acción contra el calor, que incluye duchas de nebulización, «zonas de enfriamiento», fuentes de agua potable, e incluso más árboles.
Ya sea en el continente o en las islas, cerca de Atenas, o en las islas turísticas de Creta o Lesbos (foto), los dramas no cesan. En Lesbos, el fuego arrasó la estación balnearia de Vatera, a finales de julio. La gente se refugió en la playa y fue rescatada por los guardacostas. El peligro de incendio sigue siendo grave en todo el país. Grecia solo está a mediados de la temporada de incendios.
El programa turístico en Croacia incluye una visita guiada a Dubrovnik, a pesar de unos extenuantes 43 grados Celsius. En todas las regiones de vacaciones de Europa se intenta mantener contentos a los visitnates, y se hace lo posible por ignorar el clima extremo y sus consecuencias.
En Ámsterdam, la gente huye del calor hacia el mar, o hacia el río Amstel. Los ríos sufren la sequía, los niveles de agua bajan en todas partes y el agua salada del mar se filtra en los cursos de agua. Sin embargo, la mayor preocupación son los diques, que protegen el 60% de la superficie terrestre de las inundaciones. Están demasiado secos y se están volviendo inestables.
El clima extremo está deformando los paisajes. El lago de Garda tiene el nivel del agua más bajo de los últimos 15 años. La roca queda expuesta alrededor de la península de Sirmione, y los turistas no reconocen sus playas. Bahías enteras desaparecen. Pero los viajeros pueden seguir pasando allí sus vacaciones, aseguran las autoridades. ¿Nada qué temer?
El hielo del invierno pasado está protegido con láminas. Por primera vez en 2000 años, el Col de Zanfleuron, que forma parte del área de esquí de Glacier 3000, está casi libre de hielo. Los glaciólogos esperan que a finales de septiembre sólo quede roca desnuda. El hielo todavía tenía 15 metros de espesor en 2012, como se ve en la foto. El agua de deshielo forma lagos en los Alpes.
¿Quién hubiera imaginado que esto es Londres en 2022? En los parques londinenses, los oasis de la metrópoli, apenas se ve gente Hace demasiado calor. Las temperaturas superaron los 40º C en julio. Se declaró una emergencia meteorológica, seguida en agosto por una emergencia por sequía en amplias zonas del país. Las recomendaciones: no llenar las piscinas, no regar el césped, no lavar el coche.
Así está en agosto el Valle del Rin, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, e imán de visitantes. El agua está por debajo de los 40 cm en ciertos tramos. Los buques solo navegan con carga reducida, los barcos de pasajeros ya no pueden hacer escala en todas partes, los transbordadores dejan de operar. Los viajes por el río se cancelan, los residentes y los veraneantes tienen que soportar desvíos.
Autor: Anne Termèche
Organizaciones latinoamericanas alertan del estado de este ecosistema transfronterizo, que comparten Brasil, Bolivia y Paraguay, tras haber quedado devastado por incendios. Piden medidas urgentes para su conservación.  
Hay dos incendios activos, uno en la localidad de Roboré y el otro en San Matías, cerca de la frontera con Brasil.  
La medida permitirá al gobierno transitorio solicitar ayuda internacional para mitigar el desastre en cinco departamentos del país.  
El presidente de Bolivia dijo que «la derecha siempre va a buscar excusas para desestabilizarnos», pero que «el pueblo boliviano no quiere más golpes».
‘El estado de los bosques del mundo’ se lanzó en el XV Congreso Forestal Mundial de la FAO. DW habló sobre el mismo con Pieter van Lierop, Oficial Forestal de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe.
En Monterrey (México) hay racionamiento de agua, Santiago de Chile está cambiando sus plantas ornamentales y en Panamá construyen pozos por cientos. O nos adaptamos o nos quedaremos sin beber.
© 2022 Deutsche Welle | Política de privacidad | Declaración de accesibilidad | Aviso legal | Contacto | Versión para móvil

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.