Connect with us

BOLIVIA

‘Bolivia resalta con su estabilidad económica y de precios’ – La Razón (Bolivia)

Friday 14 Oct 2022 | Actualizado a 06:17 AM
Energías & Negocios
Friday 14 Oct 2022 | Actualizado a 06:17 AM
Sergio Cusicanqui: ‘El Plan de Desarrollo Económico y Social tiene como lineamiento el crecimiento económico con justicia social, a través de la industrialización con sustitución de importaciones’
CHRISTIAN CALDERÓN – MPD
Por Pablo Deheza
Imagen: CHRISTIAN CALDERÓN – MPD
/ 14 de octubre de 2022 / 06:17
Los efectos negativos derivados de la pandemia por el COVID-19 persisten en todo el mundo, sumando a ello las consecuencias internacionales que provoca la guerra entre Rusia y Ucrania. Dichos sucesos generan un fuerte impacto adverso en el sector económico. Este panorama desalentador golpea con presiones inflacionarias, afectando en mayor medida a la gente más pobre. En medio de este contexto internacional desfavorable, se encuentra Bolivia que “resalta con su estabilidad económica y de precios, retomando la senda del crecimiento con justicia social”. Esta situación, además de desafíos y planes hasta 2025, es explicada a detalle por el ministro de Planificación del Desarrollo, Sergio Cusicanqui.
—¿Cómo ve la situación económica global en la actualidad?
—El contexto internacional es adverso, el mundo aún afronta los efectos derivados de la pandemia por el COVID-19 y el conflicto bélico suscitado en Europa. Este panorama ha generado repercusiones de gran magnitud, lo cual tiene un efecto directo en el crecimiento económico mundial, que nos pone en puertas de una recesión económica. Estos acontecimientos afectan principalmente a la población más vulnerable, agrandando aún más las brechas de pobreza y desigualdad, producto de la predominancia de un modelo capitalista, que ratifica su carácter salvaje. El aumento de los precios de las materias primas, los productos básicos y especialmente aquellos derivados del petróleo a nivel mundial es innegable. El mundo está experimentando presiones inflacionarias que tienen efectos directos en el crecimiento económico. Por ejemplo, Estados Unidos registró una inflación de 8,3% hasta agosto de este año, que inclusive alcanzó a 9,1% en junio; éstos son indicadores que no se presentaban en este país desde 1982, hace cuatro décadas. Por su parte, la inflación en la Eurozona ha llegado a más del 8% y sigue aumentando, mostrando una tendencia no vista en todo el siglo actual.
—¿Cómo ve la situación económica en la región?
—En Sudamérica este panorama es similar al del mundo. En las economías de la región, puntualmente en países como Brasil, Argentina, Chile y Perú, no se termina de superar la crisis generada por la pandemia, que a su vez amenaza con más presiones inflacionarias, que una vez más afectan a la gente más pobre. Por lo mismo se ven escenarios de alta conflictividad y revueltas sociales, por ejemplo, en Ecuador, donde el aumento del costo de vida, el alza de precios de los combustibles, y una desatención generó revueltas en las comunidades indígenas. En Perú, con el aumento de los precios, especialmente de combustibles, se generaron conflictos con el sector del autotransporte y de transporte pesado; también se registraron actos vandálicos contra la propiedad pública, saqueos y agresiones. Sudamérica es una de las regiones en las que se puede observar una de las mayores tasas de inflación a nivel mundial, que se ha evidenciado desde el segundo semestre de 2020. Al finalizar 2021, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la inflación, sin tomar en cuenta los países con inflación crónica, fue cercana al 7%, una cifra que no se veía desde la crisis financiera en 2008.
—¿Y Bolivia?
—En este contexto internacional desfavorable, Bolivia resalta con su estabilidad económica y de precios, retomando la senda del crecimiento con justicia social. Producto de las medidas aplicadas por el presidente Luis Arce, Bolivia es uno de los países que ha mantenido una de las tasas de inflación más bajas, con un 1,62% hasta agosto del presente año. Asimismo, la pasada gestión el crecimiento económico alcanzó el 6,1%, superando el decrecimiento de 8,7% que se tuvo en 2020. De similar forma en 2021, la pobreza alcanzó el 32,1% en los países latinoamericanos, mientras que la pobreza extrema llegó al 13,8%. Para 2022 se estima que la pobreza llegará al 33%, y la pobreza extrema llegará a 14,5%. El caso boliviano, en cambio, muestra un futuro mucho más promisorio. Organismos internacionales como la CEPAL sitúan a Bolivia como el país que reducirá en mayor medida la pobreza en esta gestión, mientras que otros países de la región incluso sufrirán incrementos. En 2021, la tasa de desocupación en América Latina llegó al 11,8% para las mujeres y 8,1% para el caso de los hombres. Bolivia, por su parte, muestra datos mucho más alentadores: hasta agosto del presente año la tasa de desocupación de mujeres llegó al 4,9% y 3,4% de hombres, haciendo un promedio de 4,1% a nivel nacional, cerca de los niveles registrados en nuestro país previos a la pandemia.
—¿Cuáles son los desafíos más importantes que está encarando el Ministerio de Planificación del Desarrollo (MPD) hasta 2025?
—El Ministerio de Planificación del Desarrollo es el ente encargado de la planificación integral del Estado. En ese marco, con la participación de todos los sectores, territorios y organizaciones productivas de la sociedad, en noviembre del pasado año ha gestionado la aprobación del Plan de Desarrollo Económico y Social, que tiene como lineamiento fundamental la Reconstrucción de la Economía para Vivir Bien, Hacia la Industrialización con Sustitución de Importaciones, aprobado mediante la Ley 1407, el 9 de noviembre de 2021. Este plan representa la visión país, la priorización de las políticas públicas y la ruta crítica para el periodo 2021- 2025, orientado a generar un proceso de crecimiento económico con justicia social, a través de la industrialización con sustitución de importaciones, la reducción de la pobreza y la reducción de la desigualdad. Con este plan además se consolida el Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP) diseñado e implementado por profesionales bolivianos para la realidad de nuestro país. El MESCP, que tiene como uno de sus principales exponentes al profesor Carlos Villegas, que en paz descanse, y a nuestro presidente Luis Arce, ha permitido generar un proceso de crecimiento económico que ha sido acompañado por la reducción de pobreza y desigualdad, y es reconocido a nivel mundial por organismos internacionales. De esta manera, Bolivia se encamina a la industrialización con enfoque de sustitución de importaciones. Continuamos la senda de la industrialización, pues hemos aprendido que es la única forma de generar más recursos económicos, más divisas, más empleo digno, con justicia social, y de esa manera corregir, por ejemplo, los desequilibrios fiscales o del sector externo.
—¿Qué ejemplos destacan en la industrialización?
—Algunos ejemplos de proyectos estratégicos que siguen esta lógica de industrialización con sustitución de importaciones son el proyecto del biodiésel y Mutún, la industrialización del litio, la industria de la química básica, por citar algunos. La industrialización del litio permitirá generar empleo, crecimiento y más ingresos para el país y de esta manera colocar a nuestra economía en un nivel superior. Lo propio con el biodiésel y la planta del Mutún, que permitirá dejar de importar diésel por un lado y acero corrugado de construcción en barras, alambrón de bovinas, tubos de costura y otros; eso significará que saldrán menos divisas del país y al mismo tiempo se generará fuentes de empleo y crecimiento económico. También tenemos planificados otros proyectos productivos como plantas piscícolas en diferentes zonas del país, el Centro de Almacenamiento de Castaña en Pando, proyectos de procesamiento y transformación de papa, hortalizas, maíz, trigo, soya y sus subproductos, por mencionar algunos de los muchos proyectos productivos con miras a la industrialización con sustitución de importaciones. Todo el esfuerzo en el ámbito productivo será acompañado por inversiones que mejoren las condiciones de vida de la población.
—¿Cómo se genera la planificación entre los niveles de gobierno definidos en la CPE?
—A partir de la promulgación de la Ley 777 del Sistema de Planificación Integral del Estado (SPIE), el cual establece como uno de sus fines el que la planificación de largo, mediano y corto plazo tenga un enfoque integrado y armónico, y sea el resultado del trabajo articulado de los niveles de gobierno, con participación y en coordinación con los actores sociales, busca orientar la asignación óptima y organizada de los recursos financieros y no financieros del Estado Plurinacional, para el logro de las metas, resultados y acciones identificadas en la planificación. En el nivel central del Estado se generan los Planes Sectoriales de Desarrollo Integral (PSDI), que formulan los ministerios cabeza de sector. En el nivel descentralizado se formulan los Planes Estratégicos Institucionales (PEI) y para las empresas públicas los Planes Estratégicos Empresariales (PEE) y Planes Estratégicos Corporativos (PEC); en el nivel departamental y municipal se generan los Planes Territoriales de Desarrollo Integral PTDI, formulados por los Gobiernos Autónomos Departamentales (GAD) y los Gobiernos Autónomos Municipales (GAM); así también se generan los Planes de Gestión Territorial Comunitaria (PGTC), que formulan los gobiernos con autonomía indígena originario campesina; y, finalmente, se cuentan con Planes Multisectoriales de Desarrollo Integral (PMDI), referidos a temáticas específicas de carácter multisectorial. Esta planificación se complementa con el Ordenamiento Territorial (largo plazo), siendo éste un instrumento para la planificación integral y la gestión estratégica del territorio, cuya construcción se realiza de manera participativa entre los actores involucrados de forma gradual y dinámica, considerando las características de la tierra, sus potencialidades y limitaciones, con la finalidad de alcanzar un desarrollo territorial equilibrado, integral y en armonía con la Madre Tierra, mejorando las condiciones de vida de los habitantes en el marco del vivir bien. En este sentido, se viene impulsando la formulación de instrumentos técnicos normativos entre el Ministerio de Planificación del Desarrollo con otras entidades del Estado, así también se tiene instrumentos de planificación como ser las Estrategias de Desarrollo Integral (EDI), que constituyen la planificación a mediano plazo de las regiones metropolitanas y macrorregiones estratégicas, articuladas al PDES, a los PTDI departamentales y municipales que correspondan, y a los PSDI. Respecto a las instancias de coordinación intergubernamental, se cuentan con Consejos y Comités de coordinación multisectorial, la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) y AMDES.
—¿Cómo se articula la planificación del desarrollo al interior del país con lo que otros países, principalmente los vecinos, vienen haciendo?
—Nuestra planificación es soberana y en algunos casos existen proyectos que se desarrollan de manera convergente con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS). El PDES es la agenda de priorización nacional para el quinquenio 2021- 2025; no obstante, en el marco de los acuerdos bilaterales y multilaterales, articulamos nuestra agenda a todos los compromisos asumidos por nuestro Estado Plurinacional de Bolivia, entre ellos los ODS en materia de desarrollo o las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC), en materia de Cambio Climático, por citar algunas relevantes. Por otro lado, todas las agencias de cooperación internacional presentes en el país articulan sus compromisos de apoyo a la política pública establecida en el PDES.
—¿Cuáles son los resultados sectoriales más importantes a los que apunta la planificación del desarrollo y la planificación del Estado este 2025?
—Los diez ejes estratégicos del PDES contemplan en su interior un conjunto de metas, entre las principales se encuentran la de industrialización del país con un enfoque de sustitución de importaciones, producir más, generar un proceso de crecimiento económico con justicia social, representado en la reducción de la pobreza y la desigualdad y posibilitar mejores condiciones de vida de la población.
—¿Qué instancias de control para los resultados intermedios se tienen en lo referente al PDES?
—El SPIE prevé un Subsistema de Seguimiento y Evaluación de todos los planes contemplados desde el largo plazo, hasta el corto plazo, esto significa que todas las entidades públicas del Órgano Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral, además de otras del nivel central del Estado, las entidades territoriales y las universidades, deben realizar el control, seguimiento y evaluación al logro de las metas comprendidas en sus respectivos planes, enmarcados en nuestro PDES 2021-2025. Por otro lado, en 2017, mediante resolución multisectorial, se crea el Comité Interinstitucional de las Metas del PDES y de Desarrollo Sostenible (CIMPDS), justamente con el objetivo de constituirse en una instancia técnica de seguimiento y monitoreo para el logro de los resultados y metas del PDES relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
—¿Cuáles son los desafíos inmediatos más importantes para el país?
—Entre los desafíos más importantes, se encuentra la consolidación de las políticas públicas e inversiones ligadas a la Reconstrucción de la económica nacional, consolidando un modelo de sustitución de importaciones con un sector productivo generador de ingresos y empleo digno.
Ministro de Planificación del Desarrollo
El tren de la revolución digital no es una oportunidad, es un imperativo ético, económico y social.
Por Sergio Díaz Granados
Imagen: NOTIMÉRICA
/ 14 de octubre de 2022 / 05:57
Dice el dicho que hay trenes que solo pasan una vez en la vida y que, si los dejas escapar o no logras subir a tiempo, la oportunidad que representan se desvanece para siempre. Si trasladamos esta lógica a la geopolítica global y hacemos foco en América Latina y el Caribe, el tren tiene un contorno bien definido: cambio climático, digitalización, crisis alimentaria, nuevas dinámicas comerciales y ciudades inteligentes. Perder el tren de estas grandes transformaciones, es decir, no participar de ellas activamente, implicaría más rezagos en, prácticamente, todos los indicadores socioeconómicos.
Por diversas razones históricas (la mayoría relacionadas con coyunturas domésticas complejas y con una escasa integración regional), América Latina y el Caribe ha tenido un papel secundario en el tablero internacional y no ha logrado sacar provecho de sus ventajas competitivas, las más notorias vinculadas a su rica biodiversidad (albergamos el 60% de la vida terrestre y marina del planeta); sus vastos recursos naturales (49% de las reservas de plata y 44% de cobre, por ejemplo); y su potencial agrícola (tenemos el 28% de la tierra con potencial para la agricultura).
Esto ha provocado que la región haya tenido una incidencia relativamente baja en la geopolítica global y que su voz, sus soluciones y sus éxitos no hayan tenido la resonancia que merecían. Para cambiar esta inercia histórica, necesitamos adoptar una posición más proactiva en los foros de decisión globales y visibilizar los avances que estamos logrando día a día en nuestras comunidades, ciudades y países. Un compromiso más activo y decisivo también nos ayudará a crear nuevas sinergias internacionales y a integrar rápidamente los desarrollos punteros que se producen en las economías más avanzadas.
El cambio climático es uno de los ámbitos más ilustrativos en este sentido. Se calcula que hasta el 37% de las necesidades de mitigación pueden afrontarse con soluciones basadas en la naturaleza. Por ejemplo, reducir la degradación y destrucción de los bosques, manglares y otros ecosistemas pueden minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero. Dada nuestra rica biodiversidad, somos un actor clave para preservar la estabilidad climática global. El planeta necesita de nuestro liderazgo para garantizar su propia supervivencia, y la región deberá aprovechar esta posición para lograr un crecimiento económico sostenido que le ayude a superar las brechas estructurales en pobreza, competitividad e inclusión.
América Latina también puede liderar la seguridad alimentaria global. La población mundial demandará un 60% más alimentos para 2050, hecho que nos ofrece una oportunidad inigualable para convertirnos en el granero del mundo. Los retos son numerosos y esto todavía es una quimera, pero debemos comenzar a concretarlo.
Actualmente, la mayoría de la producción recae en 14 millones de pequeños agricultores, cuyo nivel de acceso a tecnologías básicas es muy bajo. Necesitamos aumentar la inversión para desarrollar e integrar tecnologías agrícolas, mejorar los conocimientos tecnológicos de los agricultores y crear infraestructuras competitivas.
Otro frente en el que América Latina ya está aportando soluciones globales es en la construcción de ciudades sostenibles, inteligentes y respetuosas con el medioambiente. La red de Biodiverciudades de CAF, por ejemplo, está integrando la conservación y uso sostenible de la biodiversidad en la planificación y el ordenamiento urbanos, para convertir a las ciudades en una fuente de crecimiento, inclusión, bienestar y progreso. Según el Foro Económico Mundial, en promedio, este tipo de soluciones son un 50% más costoefectivas y generan un 28% más de valor agregado que las actividades tradicionales.
El último ámbito en el que la región debe elevar su voz es el de la transformación digital. El tren de la revolución digital no es una oportunidad, es un imperativo ético, económico y social. La pandemia abrió enormes oportunidades, como el impulso a la educación virtual, el teletrabajo, el desarrollo del comercio electrónico y el crecimiento de los servicios en Internet.
Sin embargo, todavía existen 172 millones de latinoamericanos sin acceso a internet, 30% de ellos en zonas rurales. Convertirnos en un actor clave en este ámbito implica más inversiones en infraestructuras digitales, más integración para lograr un mercado único digital, más gobiernos ágiles y menos brechas de acceso.
Para ayudar a la región a subir al tren de las grandes transformaciones globales, desde CAF —banco de desarrollo de América Latina— organizamos en Nueva York, en el marco de la 77 Asamblea de la ONU, las jornadas “Muchas voces, una sola región”, un espacio de reflexión con líderes globales, jefes de Estado y premios Nobel latinoamericanos para contribuir con experiencias y soluciones de alcance global a los retos que enfrenta la región en temas como acción climática, biodiversidad, transición energética, ciudades, género, inclusión o diversidad.
Para amplificar el mensaje y las soluciones latinoamericanas es imprescindible que cultivemos un espíritu de cooperación y entendimiento. Solo así lograremos elevar la voz e impulsar el liderazgo de América Latina y el Caribe en las grandes transformaciones globales.
Sergio Díaz Granados Presidente de la corporación andina de fomento.
Empresarios se reunirán en la capital chilena.
Por Pablo Deheza
Imagen: CNC
/ 14 de octubre de 2022 / 04:52
El Segundo Encuentro Presencial del Consejo Empresarial Binacional Bolivia Chile se llevará a cabo en la ciudad de Santiago de Chile el lunes 24 de octubre. Una delegación de destacados empresarios bolivianos asistirá al evento. La cita es organizada por la Cámara Nacional de Comercio (CNC) de Bolivia y la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) de Chile.
El 13 de junio fue el anterior encuentro en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Se abordaron temáticas importantes para el fortalecimiento de las relaciones comerciales y empresariales entre ambos países. Se emitió una declaración conjunta en la que se instaba a los gobiernos de Bolivia y Chile a crear una mesa técnica pública-privada con organismos fronterizos y el sector privado logístico y de transportes, a fin de agilizar los procedimientos y operaciones que permitan un tránsito expedito de mercadería.
Gustavo Jáuregui, gerente general de la CNC y secretario general del Consejo Empresarial Boliviano, informó que en este segundo encuentro se abordarán otras temáticas de interés entre ambos países como ser, las perspectivas y desafíos de la economía regional y de las relaciones económicas y comerciales entre Chile y Bolivia, oportunidades de inversión entre ambos países y políticas para impulsar la innovación y el emprendimiento.
Entre Bolivia y Chile está vigente un Acuerdo de Complementación Económica denominado “ACE 22”, que tiene por objeto el sentar las bases para una creciente y progresiva integración de las economías de ambos países. Busca facilitar, ampliar y diversificar el intercambio comercial de bienes y servicios, fomentando las actividades productivas localizadas en sus territorios y facilitando las inversiones.
Minuta. En agosto de 2021 se realizó la XXII reunión de la Comisión Administradora de este acuerdo, con la participación de los gobiernos de ambos países y del Consejo Empresarial Binacional. En esa ocasión se emitió una minuta de declaración conjunta, cuyas principales recomendaciones fueron: sugerir la institucionalización de la participación de ambos capítulos constituidos del Consejo Empresarial Binacional, como ente asesor y coordinador representante del sector empresarial de Chile y Bolivia; instrumentar una estrategia para fortalecer la logística y el comercio exterior por las principales vías de acceso y salida que relacionan a ambos países; incorporar en el tratado los capítulos relativos a inversiones, comercio electrónico, comercio de servicios, Mipymes, cooperación económica y comercial, entre otros; modernizar el régimen de origen por uno más moderno y adecuado que facilite los encadenamientos productivos entre las empresas bolivianas y chilenas con miras a aprovechar la red de tratados comerciales que tiene el país; y la facilitación de comercio que contemple la eliminación de los permisos previos, mejorar y ampliar la cooperación aduanera, cambiar la certificación actual por un sistema de certificación digital, entre otros.
Déficit. Bolivia ha mantenido históricamente una balanza comercial deficitaria con Chile, acumulando $us 3.087 millones en la última década. En promedio, Bolivia exporta $us 130 millones anuales a Chile, mientras que la importación supera los $us 400 millones en promedio; sin embargo, se estima que existe un gran potencial para fortalecer esta relación comercial y promover las inversiones binacionales.
Más allá del rol gubernamental de ambos países, se ha visto por conveniente coadyuvar desde el sector empresarial privado a través de mecanismos que hacen expedita la coordinación, como se viene constituyendo el rol de este Consejo Empresarial Binacional muy activo, sostuvo Jáuregui.
Chile gravita en la logística del comercio exterior boliviano, tanto en las exportaciones como en las importaciones. Se estima que en 2021 se movilizaron 3,8 millones de toneladas de mercancía desde y hacia Bolivia por puertos chilenos. Tal cifra representa más del 65% de la carga total marítima que movilizó Bolivia en esa gestión. Los puertos chilenos más importantes para la carga boliviana son Arica, Antofagasta e Iquique, puntualizó Jáuregui.
Capítulo. El capítulo boliviano, que es parte del consejo Empresarial Binacional Bolivia Chile, se constituyó formalmente en octubre de 2020, bajo el respaldo de la CNC. Su primer presidente fue Rolando Kempff Bacigalupo, quien dio el empuje para su creación y puesta en marcha. En la actualidad lo componen importantes empresarios bolivianos de diferentes sectores productivos de las diversas regiones del país y está presidido por Walker San Miguel, destacado profesional, empresario, exministro de Defensa y excónsul General de Bolivia en el país trasandino.
María Laura Mendoza : ‘Es fundamental promover el acceso de las mujeres a la educación y la tecnología, para desarrollar y potenciar sus habilidades en distintos niveles y áreas profesionales’
Es fundamental promover el acceso de las mujeres a la educación y la tecnología
Por Pablo Deheza
Imagen: TIGO
/ 7 de octubre de 2022 / 06:36
La crisis sanitaria ha provocado un fuerte impacto negativo en la economía mundial y, por ende, también a nivel laboral en general. Sin embargo, el empleo femenino ha sido el más afectado según reflejan estadísticas de organismos internacionales. A pesar de este evidente retroceso, la evolución en Bolivia ha sido positiva, ya que se ha logrado no solo una recuperación, sino también, y fundamentalmente, un incremento en la participación femenina en el campo laboral, especialmente, en niveles directivos y de liderazgo, esto debido al acceso de las mujeres a la educación y a la tecnología. María Laura Mendoza, gerente de Marca y Comunicación Institucional de Tigo, habla sobre éste y otros temas relacionados en esta entrevista exclusiva con LA RAZÓN.
—¿Cómo observa la evolución de la mujer en el mundo empresarial a nivel global?
—La evolución previa a la pandemia por la enfermedad del coronavirus era positiva; sin embargo, las estadísticas de organismos internacionales demuestran que posterior a la etapa más dura de la crisis sanitaria, el empleo femenino ha sido notablemente afectado, registrándose un retroceso equivalente a más de 18 años en los niveles de la tasa de participación de las mujeres. Todo esto porque el mayor peso en las tareas de cuidado de enfermos, niños y personas mayores todavía recae sobre las mujeres. En esta etapa de recuperación de los mercados laborales, se ha registrado una mejora del empleo y de la participación tanto de los hombres como de las mujeres; sin embargo, ésta ha sido mayor en el caso masculino, según datos de la CEPAL/ OIT, en su artículo “Los salarios reales durante la pandemia: evolución y desafíos”, publicado en Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe N° 26. Pese a ello, creo que, aunque hay mucho por hacer, es posible. Para lograrlo se requiere de un mayor esfuerzo de parte de las empresas en reconocer el aporte que pueden brindar las mujeres a la fuerza laboral y de una mayor consciencia social sobre la distribución equitativa de las responsabilidades y labores del hogar.
—¿Cómo observa la evolución de la mujer en el mundo empresarial específicamente en Bolivia y en Santa Cruz? ¿Qué cambios percibe en las últimas dos décadas?
—En el caso específico de nuestro país el panorama es más alentador. Si bien tenemos grandes retrocesos, a la vez contamos con significativos avances y oportunidades. Aunque como mencioné en el punto anterior, a nivel Latam y el Caribe existe un notable retroceso; sin embargo, la evolución a nivel Bolivia es positiva, se ha logrado una recuperación e incremento de la participación femenina como nunca antes. Centrándonos en las últimas dos décadas, podemos mencionar la mayor participación femenina en espacios donde antes no estábamos, como ser niveles directivos de grandes empresas e instituciones, foros propios de mujeres empresarias y emprendedoras, inmersión en nuevos rubros como las telecomunicaciones, sistemas, desarrollo tecnológico, ingeniería aeroespacial, entre muchos otros. Todo esto sobre una base que considero fundamental: el acceso a la educación y la tecnología. Siento que Tigo es una muestra de un espacio donde la mujer crece, se capacita y se desarrolla. Una empresa que permite e incentiva el crecimiento profesional de sus colaboradoras, pero a la vez promueve la educación tecnológica y digital en niñas, maestras y mujeres emprendedoras, para que puedan acceder a nuevas y mejores oportunidades.
—¿Cómo observa la respuesta de una sociedad conservadora, como lo boliviana, ante el creciente empoderamiento de la mujer?
—Se trata de un proceso de aprendizaje, de desaprender y reaprender, creo que estamos avanzando en ello. Si bien somos una sociedad conservadora, también somos una sociedad con grandes ejemplos de fuerza y valor femenino, centrándonos en esto último, el camino se hace más fácil, solo queda potenciarlo.
—En un momento en el cual las audiencias y comunidades tienen una creciente importancia para la comunicación, ¿qué tan importante es la incorporación de mujeres en los equipos de comunicación de las empresas?
—Pienso que es igual de importante en cualquier ámbito, un equipo de comunicación debe ser diverso, pero igualmente lo deben ser las demás áreas. No solo se trata de género, sino de diversidad en general.
—¿Qué tan importante es la presencia transversal de las mujeres en todos los equipos que se conforman dentro de las empresas?
—Sin importar el rubro, un equipo que es diverso es más fuerte porque logra mayor equilibrio en sus ideas, proyectos y acciones. Esto finalmente se traduce en mejores resultados comerciales para la compañía. Según una encuesta realizada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2018, se demostró que cuando las empresas ponen en práctica políticas de inclusión en su cultura organizacional, tienen un 63% de probabilidad de lograr mayor rentabilidad y productividad, 60% de aumentar su capacidad de atraer y retener el talento, 59% de impulsar su creatividad e innovación, 58% de mejorar la reputación de la empresa y 38% de incrementar la demanda de los consumidores.
—En la experiencia personal, ¿cómo se equilibra la vida familiar con el desarrollo profesional?
—Mi familia es lo más importante, vivo buscando el equilibrio. Hay temporadas en las que es más complicado, requiere de esfuerzo y dedicación, por supuesto también de sacrificar algunas actividades, proyectos. Estoy absolutamente convencida de que la mejor forma de brindar herramientas y educar a mis hijas para ir por sus sueños, ser íntegras, ser independientes, autosuficientes, apasionadas, es con el ejemplo, con el ejemplo que reciben todos los días.
—¿Cuáles son los principales y más inmediatos desafíos para las mujeres en el ámbito corporativo boliviano?
—Pienso que el desafío en esta instancia es la conciencia generalizada de que la presencia femenina en los ámbitos corporativos impacta positivamente en el logro de los objetivos de la compañía. Está comprobado que es así. Si como sociedad nos convencemos de esto y lo aprendemos, lo aplicamos, el resto es un camino más fácil de andar. A la vez, es fundamental promover el acceso de las mujeres a la educación y la tecnología, para desarrollar y potenciar sus habilidades en distintos niveles y áreas. La inclusión femenina en el ámbito corporativo debe estar basada en competencias y no solo en género.
—¿Qué desafíos tiene la sociedad boliviana, en su criterio, para lograr mayor igualdad y protagonismo de las mujeres?
—El desafío está en aceptar en qué instancia estamos y todo lo que nos falta por avanzar. Si logramos romper esa barrera, lo demás va a darse.
—¿Qué sugerencias tiene para las universitarias y mujeres profesionales jóvenes que desean desarrollarse en el ámbito empresarial?
—Mi sugerencia es que estudien, se mantengan actualizadas en sus rubros y busquen constantemente oportunidades laborales. Eso les permitirá incursionar en aquello que anhelan. Hoy la tecnología nos brinda muchas oportunidades para cualquiera de los casos. Podemos capacitarnos virtualmente, enterarnos y postular a nuevos trabajos, ser parte de nuevas comunidades profesionales y femeninas, entre otras. Les recomiendo siempre buscar el desafío constante, la incomodidad. Trabajar desde que están estudiando… buscando sus espacios… y no quedarse en la zona de confort.
—¿Qué valoración tiene de la presencia de Tigo en la Expocruz?
—Creo que reencontrarnos y conectar con el público asistente fue uno de los factores más positivos de nuestra participación en Expocruz 2022. La pasión por el deporte se vivió al máximo en nuestro stand y eso nos valió la Palmera Dorada, uno de los máximos galardones de la muestra ferial que nos ha generado gran satisfacción y orgullo para el equipo de Tigo Bolivia. El diseño de nuestro stand estaba inspirado en alentar a los visitantes a vivir la pasión por el deporte en sus múltiples disciplinas. Contamos con dos espacios destinados a la diversión de los hinchas del fútbol, en los cuales, además de permitir a los visitantes relatar partidos, pudieron tomarse fotos con la Copa Tigo y la Copa del Mundo, jugar fútbol tenis, teqball, entre otras actividades. Ocho destacados presentadores compartieron y dialogaron con los visitantes y transmitieron la pasión que viven por diversas disciplinas deportivas.
—Tigo tuvo un stand interactivo, inmersivo. ¿Cómo ha evolucionado la comunicación con el cliente en los últimos años?
—Nuestro stand estuvo pensado y alineado justamente a esta evolución en la comunicación con nuestros clientes, esa cercanía con el público, en un espacio abierto e innovador que permitió conectar e interactuar con ellos de manera espontánea como lo venimos haciendo desde que nacimos como empresa. En los últimos años, hemos invertido millones de dólares para seguir construyendo autopistas digitales que lleven conectividad a todos los rincones del país. Esa inversión se refleja en la constante interacción con nuestros clientes, que ha crecido bastante, gracias a la construcción de canales que acorten las brechas digitales en nuestro país. A eso seguimos apuntando, a construir autopistas digitales que conecten personas, mejoren vidas y desarrollen comunidades como parte de nuestro propósito
—¿Cuáles son las principales tendencias actuales en la comunicación que se están observando en el mundo?
—Desde el punto de vista emocional, considero que una de las principales tendencias de comunicación es el uso de la empatía como principal instrumento para que ésta sea fluida y bidireccional. Ya desde lo técnico, estamos en una era inminente digital en la que tecnología ha revolucionado la forma de relacionarnos, de trabajar y estudiar. En Tigo nuestra filosofía de mejora continua hace que centremos nuestro trabajo en los clientes, en innovar constantemente y anticiparnos a sus necesidades, mediante los canales, plataformas y herramientas más eficaces para cada público.
—¿Cómo ha evolucionado la propuesta de Tigo para sus clientes? ¿Qué busca encontrar ahora la gente en Tigo?
—Desde hace 31 años, tiempo que estamos en Bolivia, hemos sido artífices de diversos cambios y de la evolución que ha tenido el sector de telecomunicaciones en Bolivia que, como en todo el mundo, ha dado saltos acelerados en los procesos relacionados a la digitalización y virtualidad. En ese entendido, hemos implementado servicios de calidad que acompañen esa evolución con el objetivo primordial de atender a las necesidades de nuestros usuarios que demandan esos atributos: calidad e innovación. La gente encuentra en Tigo soluciones para las diversas necesidades de su día a día. Gracias a la diversidad de nuestros servicios, estamos presentes en la vida de los bolivianos, mediante telefonía e internet móvil, televisión por suscripción, servicios de billetera móvil (Tigo Money), internet fijo ilimitado, contenido educativo y deportivo (Canales EducaTigo y Tigo Sports), así como también con servicios corporativos (Tigo Business). También mediante nuestros programas de Responsabilidad Corporativa, enfocados en la educación digital de mujeres, niños, niñas, maestros y padres de familia.
—En este momento, ¿cuáles son los paquetes estrella de Tigo?
—Tenemos diversos planes pensados para los distintos roles y necesidades de nuestros usuarios. Los paquetigos brindan muchas opciones que se adaptan a la necesidad de cada cliente; por ejemplo, tenemos paquetes de megas para uso en aplicaciones de juegos, música o redes sociales. Asimismo, se viene el mundial de fútbol y nosotros contamos con una promoción especial. Las personas pueden suscribirse a un plan con solamente Bs 69 y disfrutar de megas ilimitados en el celular, internet ilimitado en su hogar y televisión con HD donde podrá disfrutar de la Copa Tigo, la Liga Española y los 64 partidos del Mundial de Qatar 2022 en el canal Tigo Sports. Esto les dará acceso a una cobertura exclusiva del evento futbolero más esperado, con corresponsales bolivianos en Qatar. Además, contaremos con el relato y comentario de los reconocidos periodistas Ernesto Moreno y Ernesto Rojas. Finalmente, gracias a que nuestro canal Tigo Sports es un medio multipantalla (app, Tv y web), los usuarios podrán disfrutar de los partidos desde donde se encuentren.
Gerente de Marca y Comunicación Institucional de Tigo
Un emprendimiento familiar que busca extenderse a la segunda generación.
Por Pablo Deheza
Imagen: PATRA
/ 7 de octubre de 2022 / 06:25
Patra es una exitosa marca de ropa deportiva femenina hecha en Bolivia, fruto del trabajo de su propietaria, Amelia Solórzano. Refleja el trabajo de una mujer boliviana excepcional, que supo reinventarse y prosperar frente a los desafíos de la economía y la vida.
Amelia Solórzano empezó el trabajo de Patra en 1994. “En ese momento estaba atravesando por una crisis familiar, tenía los niños y estaba embarazada de una tercera. Fue una forma de buscar un ingreso para sostener a mi familia”, cuenta. El emprendimiento comenzó con dos máquinas de coser de uso doméstico y el apoyo de una vecina.
En los primeros años, aprovechó la oportunidad generada por la paridad cambiaria en Argentina. Solórzano recuerda que “llegaban buses completos desde Buenos Aires para comprar” en Yacuiba. “Uno vendía lo que llevaba”, afirma.
Este primer momento de éxito se detuvo abruptamente cuando llegó la crisis de los años 2000 y 2001. La moneda argentina cayó, el contexto regional y global era negativo y la economía boliviana atravesaba por una depresión. Patra tuvo que suspender sus operaciones en esos años y despedir a todo el personal.
“Ya en 2002 empecé a vender en la Feria de Barrio Lindo, que es el principal mercado mayorista en Santa Cruz y la verdad es que desde la primera vez que nos presentamos nos fue muy bien. Todo lo que llevé lo vendí”, explica.
Patra volvió a crecer y se abrió mercados en los otros departamentos y volvió a las ciudades fronterizas, hacia los países vecinos. “En 2008 invertimos lo ahorrado en la fábrica modelo que tenemos ahora”, relata Solórzano.
En la actualidad, Patra es una marca consolidada a nivel nacional, con distribuidores en los departamentos y ciudades intermedias, además de continuar llegando más allá de nuestras fronteras.
Patra está conformada por un equipo de 25 personas, donde “aproximadamente el 85% son mujeres”, indica Solórzano.
Esto ha significado también que la empresa entienda las demandas de un plantel con una presencia femenina mayoritaria. “No trabajamos en horarios extremos e incluso a veces acortamos un poco el almuerzo para salir más temprano. Hubo casos en los que una mamá no tenía dónde dejar a su niño, lo traía aquí y así muchos crecieron viendo el trabajo”.
Esto establece una relación de compromiso mutuo, que deriva en una presencia estable y prolongada de las trabajadoras. “Se quedan muchos años. Hay personas que están ya más de diez años”, señala la propietaria. El desafío actual es dar el paso a que una nueva generación tome la posta. “Lo que espero es que se incorporen mis hijos y que ellos sean la seguridad de que Patra va a continuar”, dice Solórzano.
El Día de la Mujer Boliviana se conmemora en su honor.
Zamudio coronada en 1926.
Por Pablo Deheza
Imagen: WIKIPEDIA
/ 7 de octubre de 2022 / 06:06
Adela Zamudio nació el 11 de octubre del año 1854 en la ciudad de Cochabamba, Bolivia. Hija de Adolfo Zamudio y Modesta Rivero estudió en la escuela San Alberto, cursando hasta tercero de primaria. En esos tiempos ese era el nivel máximo de educación al que accedían las mujeres.
Por iniciativa personal, ella continuó su formación a través de la lectura. Bajo el gobierno del Partido Liberal, a fines del siglo XIX, comenzó a trabajar como profesora en la misma escuela donde se educó. Luego llegó a ser directora de la Escuela Fiscal de Señoritas en 1905.
Junto a su actividad docente, repartida entre el magisterio y la pintura, a las que dedicó numerosos estudios y conferencias, Adela Zamudio luchó con firmeza por la emancipación social e intelectual de la mujer, por dar prestigio a la idea de feminidad.
Fue combatida ferozmente tanto por las autoridades eclesiásticas como por las civiles, hasta suscitar una célebre polémica nacional en la sociedad boliviana conservadora de la época.
El lugar más destacado entre la producción poética de Zamudio lo ocupa la obra Ensayos poéticos, publicada en Buenos Aires en 1887, con un prólogo de Juan José García Velloso.
En las 24 composiciones contenidas en este poemario aparecen reflejados todos los temas recurrentes de la escritora, tales como la vida, la naturaleza, las cuestiones filosóficas, los sentimientos y la mujer.
En 1926, el presidente Hernando Siles Reyes la coronó reconociéndola como la más elevada exponente de la cultura en Bolivia.
La expresidenta Lidia Gueiler estableció el 11 de octubre como el Día de la Mujer Boliviana en su honor y se celebra desde 1980.
El presidente Luis Arce estará en un colegio de Santa …
Sociedad | Por Milenka Rivera / 14 de octubre de 2022
Por los datos del INE, privados dudan de que se …
Economía | Por Miguel Lazcano / 14 de octubre de 2022
El tren de la revolución digital no es una oportunidad, …
Energías & Negocios | Por Sergio Díaz Granados / 14 de octubre de 2022
La exposición se abrirá al público el 20 de octubre …
La Revista | Por Giannina Machicado / 14 de octubre de 2022
© 2020 La Razon Bolivia

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *