Connect with us

BOLIVIA

Bolivia tiene 88% de cobertura de agua; avanzan plantas de tratamiento – Opinión Bolivia

En Bolivia existe un 88% de cobertura de agua potable, según el viceministro de Agua Potable y Saneamiento Básico, Carmelo Valda. Sin embargo, existen varios puntos de diferencia con los que corresponde a saneamiento básico, por lo que las autoridades impulsan la ejecución de plantas de tratamiento, como en varios municipios de Cochabamba.
Este 12 y 13 de octubre, Bolivia es la sede de la VI Conferencia Latinoamericana de Saneamiento – Latinosan 2022 – denominada “Saneamiento, un llamado a la acción”. Más de mil representantes de 18 países participan del encuentro que se desarrolla en Tiquipaya.
Latinosan es el evento de mayor relevancia regional en saneamiento, en el que se reúnen representantes de Estado de Latinoamérica y el Caribe, así como expertos, operadores y reguladores de servicios, academia y ciudadanos comprometidos con “garantizar la disponibilidad de agua y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos”, el objetivo 6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con la priorización de la temática en la agenda de los países.
En la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible desarrollada el 2022 en Johannesburgo, Sudáfrica, se decidió realizar las conferencias Latinosan por la disparidad existente entre las coberturas de abastecimiento de agua con las de saneamiento.
Al respecto, y refiriéndose al país, el viceministro Valda detalló que la cobertura de agua alcanza el 88% a nivel nacional. Sin embargo, en temas de saneamiento básico, alcantarillado y pantas de tratamiento se alcanza el 64%.
“Por supuesto que hay una brecha de más de 20 puntos. Es por eso que se realiza esta VI Latinosan para poder acortar esta brecha y para poder concientizar a la población y a las autoridades locales, municipales, técnicos, que deben dar prioridad al tema de saneamiento”.
Acotó que el cambio climático ahonda problemas. Enfatizó que la prioridad es proteger las fuentes de agua y descontaminarlas; un trabajo primordial son las plantas de tratamiento de aguas residuales.
El gobernador de Cochabamba, Humberto Sánchez, resaltó que la prioridad, en coordinación con las 48 entidades territoriales autónomas, entidades operadoras y administradoras de este recurso hídrico es ampliar la cobertura del agua potable; pero, de manera paralela, garantizar inversiones para el saneamiento básico, como el tratamiento de las aguas servidas.
“El gran problema que tenemos en Cochabamba es la parte social, que no queremos entender que las aguas servidas deben ser tratadas a través de un sistema de plantas de tratamiento, conforme a la normativa boliviana, a la normativa medioambiental, ya no se puede desfogar las aguas domiciliarias ni industriales a los ríos”.
La autoridad expresó que ya existen recursos garantizados para las plantas de tratamiento de Vinto, Tiquipaya, Sipe Supe y Colcaprihua.
“El desafío en Cochabamba para sanear el río Rocha es tratar las aguas servidas que corren por este río, que pasa por todo el Eje Metropolitano, de los 24 municipios que corren al río Caine. Estamos en ese desafío de poder hacer entender, comprender también a los gobiernos municipales que presupuesten mayor inversión y hacer un trabajo conjunto”.
Valda especificó que, en la actualidad, están en pleno de proceso de calificación dos plantas de tratamiento con una inversión de más de 140 millones de bolivianos. Se trata de la planta de tratamiento de aguas residuales de Sipe Sipe y otra en Tiquipaya.
“Esperamos tener contratada la empresa hasta diciembre y arrancar en enero con estas dos obras importantes, así, coadyuvar en la descontaminación del río Rocha”.
El Viceministro agregó que, adicionalmente, se ejecuta el proyecto de ampliación de la planta de tratamiento de aguas residuales de Albarrancho, en convenio con el Gobierno nacional, departamental y municipal; esta obra permitirá procesar hasta 800 litros por segundo, y tendría ya un avance del 90%.
OBJETIVOS
La VI Conferencia Latinoamericana de Saneamiento tiene entre sus objetivos priorizar la gestión de inversión pública para saneamiento en tiempos de post pandemia, siendo que el coronavirus, COVID-19, demostró la fragilidad que existe ante la falta de acceso al agua potable, especialmente en poblaciones más vulnerables; plantear innovación tecnológica, de gestión social, gestión en la operación y mantenimiento de los sistemas convencionales y no convencionales adecuados a las necesidades de las poblaciones; compartir experiencias y lecciones aprendidas en materia de agua, saneamiento e higiene, en ámbitos urbano, periurbano y rural; reconocer la importancia del saneamiento en el ciclo del agua, como un medio para alcanzar la armonía con la Madre Tierra; y reiterar el compromiso político de cada país para impulsar las agendas de agua y saneamiento en la región.
El pasado 28 de julio, Bolivia conmemoró los 12 años de la aprobación de la Resolución 64/292 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que reconoce el derecho al agua potable y saneamiento como un derecho esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.  Bajo esta premisa, garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos, resulta todavía un reto de alcanzar y mantener en cuanto al acceso, calidad y asequibilidad para todos.
Opinión

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *