Connect with us

BOLIVIA

(Congreso PCCh) ENTREVISTA: China ha apoyado a Bolivia no solo con palabras, sino también con hechos, afirma excanciller boliviano – Xinhua

Por Zhao Kai, José Gabriel Martínez y Wu Hao
LA PAZ, 14 oct (Xinhua) — El concepto presentado por China de construir una comunidad de futuro compartido de la humanidad aboga por que las personas caminen juntas para avanzar, y es una solución de «ganar-ganar» para todos frente a los problemas que encara el mundo actual, destacó el excanciller boliviano Fernando Huanacuni.
En entrevista con Xinhua, Huanacuni dijo que este concepto no solo responde a las necesidades comunes de desarrollo, sino que también enfatiza la relación entre los seres humanos y el ambiente natural, proporcionando al mundo una solución para afrontar sus desafíos y crear un futuro compartido.
El mundo está en un siglo de cambios y crisis sin precedentes, causados, en parte, por el capitalismo occidental, afirmó el político boliviano, canciller de su país en el bienio 2017-2018.
En su opinión, algunos países occidentales siempre han tenido una mentalidad colonial, enfocada en saquear los recursos de América Latina, lo cual hace también que exporten sus propias crisis a esta región.
China, por otra parte, ofrece una solución en la que todos ganen mediante sus relaciones de toda índole, lo que es muy relevante para los países latinoamericanos, contrastó.
El excanciller consideró que la idea de una comunidad de futuro compartido de la humanidad y la iniciativa de la Franja y la Ruta, también presentada por la nación asiática, tienen una importancia «fundamental» para la comunidad internacional, en tanto abren una nueva ruta para ayudar al mundo.
Sobre la relación entre Bolivia y China, Huanacuni recordó que, gracias al interés conjunto de los líderes de ambos países, esta ha alcanzado un nivel sin precedentes.
La razón más importante para el rápido desarrollo de los nexos bilaterales, subrayó, es la confianza mutua.
Huanacuni valoró que el concepto de construir una comunidad de futuro compartido de la humanidad y la iniciativa de la Franja y la Ruta han hermanado a los pueblos boliviano y chino.
Con la participación de constructores chinos, ejemplificó, se han construido varias carreteras y puentes en Bolivia, obras que tienen grandes exigencias medioambientales en el país sudamericano.
«Primero, la articulación tiene que ser real, pero siempre cuidando la madre tierra», resaltó Huanacuni, al tiempo que ponderó que China ha apoyado a Bolivia «no solamente en palabras, sino de dicho y hecho».
Bolivia es un país montañoso, sin salida al mar, donde la conectividad ha sido siempre la necesidad más acuciante de la población local.
En febrero de 2020, en la región de la selva amazónica, donde el pueblo guaraní ha vivido durante generaciones, se abrió oficialmente al tráfico el puente Parapetí en la carretera de El Espino, construido por la estatal China Railway Group Limited, conocida como CREC.
Para proteger el entorno ecológico local, el equipo de CREC construyó más de 300 túneles que salvaguardan el paso de los animales salvajes.
Tras el descubrimiento de patrimonio guaraní a lo largo de la ruta de construcción, CREC también ayudó a la comunidad local a conservar el patrimonio y a preparar la instalación de un museo.
Además, los constructores chinos de Sinohydro trabajan actualmente en proyectos ubicados a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar, para resolver el problema de abastecimiento de agua de parte de los habitantes del departamento boliviano de La Paz.
Se espera que este proyecto de suministro de agua satisfaga las necesidades de riego de miles de hectáreas de tierra y del 40 por ciento de la población de dicha localidad.
A partir de estos proyectos de cooperación China-Bolivia, Huanacuni percibe que el concepto de construir una comunidad de futuro compartido de la humanidad procura los intereses comunes de toda la humanidad y el desarrollo sostenible.
Los proyectos de cooperación bilateral, en los que participan los constructores chinos, son «vivos ejemplos» de que este concepto está arraigándose en Bolivia, destacó.
En ellos se refleja plenamente la idea de «ganar-ganar», que es una connotación importante del concepto de construir una comunidad de futuro compartido de la humanidad, ya que este requiere de una cooperación de beneficio mutuo entre diferentes países y pueblos, así como entre las personas y la naturaleza, opinó el excanciller boliviano.
«Ahora toca una gran responsabilidad en esta nueva emergencia, en este nuevo orden mundial, de cómo vamos a producir, pero cuidando la madre tierra, cuidando el destino común, ese destino que no solamente es de seres humanos, sino también del árbol, de la montaña, del río, de las diferentes formas de existencia», añadió.
Al haber visitado China muchas veces, Huanacuni tiene un entendimiento único y profundo sobre la cultura tradicional china.
A sus ojos, la cultura tradicional de Bolivia se centra en la preservación de la tierra, los recursos y el patrimonio cultural, lo que coincide con los valores promovidos por China desde la antigüedad.
En tal sentido, estimó que el concepto de construir una comunidad de futuro compartido de la humanidad y el pensamiento sobre la civilización ecológica planteados por el presidente chino, Xi Jinping, son una fusión de la antigua cultura y la experiencia histórica de China para impulsar al pueblo hacia una nueva etapa de desarrollo.
Huanacuni tiene también una especial conexión de «wushu» con China. A los 18 años conoció las artes marciales originarias de China en Bolivia, en una demostración de «wushu» de unos monjes del templo Shaolin que estaban de visita en el país andino, y quedó «fascinado».
En diciembre de 1999, a la edad de 33 años, fue al templo chino para aprender el «wushu» y la meditación de mano de los monjes de Shaolin, con quienes convivió durante los tres años posteriores.
Desde que regresara a Bolivia, Huanacuni ha estado enseñando «wushu» a tiempo parcial y ha llevado a sus alumnos a China en varias ocasiones para ampliar sus conocimientos.
Tras su nombramiento como canciller boliviano en enero de 2017, Huanacuni continuó difundiendo las artes marciales chinas y realizó una estancia especial en el templo Shaolin durante su visita a China en agosto de 2017.
A pesar de la distancia geográfica entre Bolivia y China, dijo en la entrevista, los dos países tienen muchas similitudes. Ambos son Estados plurinacionales con una larga historia. Mientras China tiene el «techo del mundo», Bolivia es un país de tierras altas.
Ante las nuevas oportunidades y desafíos, Huanacuni expresó su esperanza de que se eleve la relación bilateral hasta un nivel más alto, a la vez que se fomente el intercambio de experiencias de desarrollo.
«Todos tenemos un destino común, vamos al nuevo horizonte», concluyó.

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *