Connect with us

BOLIVIA

El peligro del mercurio en Bolivia – EL DEBER

Todo lo que buscas en un solo click
Nuestra señal al Vivo
Un problema ambiental silencioso, pero de muy graves consecuencias, se está extendiendo en el país con la excusa de la explotación y producción aurífera: se trata del mercurio que tras su uso se vierte en los ríos de la cuenca amazónica junto a los desechos que produce esa actividad. El mercurio desangra con su toxicidad el medioambiente y a las comunidades indígenas vulnerando sus derechos humanos.
El mercurio tiene una alta peligrosidad para las personas y el ambiente, y esa preocupación ha llevado a la comunidad internacional a tomar acciones contundentes en las grandes actividades productivas que utilizan este metal; pero no así con la pequeña minería aurífera.
El Relator Especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre Sustancias Tóxicas y Derechos Humanos, Marcos Orellana, estuvo en el país y manifestó su preocupación porque en la minería aurífera pequeña, como la que se practica en Bolivia, el mercurio ha ido en aumento, debido a brechas que dejan los convenios internacionales sobre el tema, que autorizan el comercio y uso del mercurio en esa escala de explotación.
El mercurio afecta primero a los propios mineros que la utilizan y a sus familiares, pero enseguida también provoca graves injusticias ambientales a los pueblos indígenas que viven aguas abajo y que dependen de los ríos para el sustento alimentario y de su cultura.
Se trata de un metal persistente que se acumula y que es capaz de ser transportado a largas distancias. No se limpia solo, por lo que la contaminación que provoca es un problema que debe ser resuelto con completas estrategias de recojo.
Bolivia es signataria del denominado Convenio de Minamata, que exige a las partes tomar medidas para reducir el uso del mercurio y en lo posible promover su eliminación. Sin embargo, en el país, lejos de reducirse se ha aumentado las cantidades de ese metal. El Relator afirma que Bolivia ha notificado a la Secretaría del Convenio que tiene una producción aurífera más que insignificante y que el uso del mercurio forma parte de esa actividad.
El funcionario dice que desde ese momento corren para Bolivia ciertos plazos para elaborar un plan de acción nacional y que, sin embargo, esos plazos han avanzado, pero no así el plan de acción nacional, que ni siquiera ha sido promulgado ni mucho menos implementado.
En esos planes de acción se debe promover un proceso participativo que genere diálogo social en el que participen las cooperativas mineras, actores centrales de la pequeña minería aurífera, pueblos indígenas y todos los actores que conocen de la problemática, para que puedan ofrecer soluciones.
Una de las primeras tareas en esa dirección es informar a los mineros de los riesgos asociados al mercurio, y en función de esa conciencia buscar luego una reconversión tecnológica para hacer minería con otras herramientas, incluso más eficientes que ese metal nocivo.
Según el Relator Orellana, Bolivia es actualmente uno de los mayores importadores de mercurio no solo en América Latina sino en el mundo. Mucho de ese mineral que ingresa al país no se utiliza en las operaciones de las cooperativas auríferas, sino que existe un excedente que es reexportado de manera ilegal a Brasil, Colombia, Ecuador y Perú. Así, Bolivia no es solamente un país de riesgo en sí mismo por el uso del mercurio, sino que expande ese riesgo a esos otros cuatro países de la cuenca amazónica.
Este es un asunto muy delicado que no suele estar en la agenda mediática ni política, pero sobre el que el Gobierno nacional debe tomar cartas de manera inmediata.
Copyright © 2022 ELDEBER.com.bo | Todos los derechos reservados.

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *