Connect with us

BOLIVIA

Empresas chinas y rusas dominan carrera por explotar litio en Bolivia – DF SUD

A medida que se intensifica la carrera mundial por el suministro de litio, las empresas de China y Rusia dominan la competencia para desbloquear el vasto potencial de Bolivia, el país con el mayor recurso mundial del metal crítico para las baterías de los vehículos eléctricos.
Cuatro grupos chinos y uno ruso están en la lista de preseleccionados mientras el gobierno de izquierda de Bolivia se acerca a una decisión sobre un posible socio para la compañía estatal de litio Yacimientos de Litio Bolivianos, con qué tipo de colaboración se determinará. Un grupo estadounidense es la única empresa occidental que sigue en disputa.
El adjudicatario enfrentará el desafío de extraer los depósitos de Bolivia, pero el premio lo vale. El país tiene los recursos más grandes del mundo, según el Servicio Geológico de los Estados Unidos, pero es el miembro faltante del “triángulo de litio” de América Latina, donde Chile y Argentina han hecho más para desarrollar sus recursos. A medida que la demanda supera la oferta y los precios aumentan, Bolivia es un objetivo tentador.
“China está dominando este sector estratégico [y] Bolivia está justo en el medio de esta competencia global”, dijo Benjamin Gedan del grupo de expertos estadounidense Wilson Center.
Las empresas preseleccionadas incluyen cuatro de China: Xinjiang TBEA Group; Fusión Enertech; Brunp, una subsidiaria del fabricante de baterías para automóviles más grande del mundo , CATL, con China Molybdenum; y CITIC Guoan Group con China Railway International Group. Lilac Solutions, empresa estadounidense respaldada por Breakthrough Energy Ventures de Bill Gates, y Uranium One Group, filial de la empresa nuclear estatal rusa Rosatom, completan la lista.
YLB hará su elección hacia finales de año. EnergyX, otra empresa estadounidense que instaló un laboratorio piloto en el país, se reunió con funcionarios y prometió gastos en salud y educación, fue descalificada por un tecnicismo en junio.
“Todos pensábamos que EnergyX prácticamente ya había ganado”, dijo Héctor Córdova, expresidente de Comibol, la empresa minera estatal de Bolivia. “Pero no resultó así”.

El telón de fondo de las tensiones globales se ha visto acentuado por la guerra en Ucrania. El gobierno del partido Movimiento al Socialismo está alineado con China y Rusia y se ha negado a condenar a Moscú por su invasión de Ucrania. Las relaciones entre EEUU y Bolivia han sido hostiles casi desde que el MAS llegó al poder en 2006.
“Los seis se fueron, creo que hay mucha presión política para que estén ahí”, dijo Daniel Jiménez, socio de iLiMarkets, una consultora que trabajó en la minera chilena de litio SQM durante 28 años.
El triunfo inicial en el concurso no garantiza el éxito, dado el desafío de extraer el litio de Bolivia. El metal se encuentra en las salinas de América del Sur y el método más común, utilizado en los vecinos Chile y Argentina, consiste en bombear la salmuera a estanques y procesar las sales de litio que cristalizan una vez que el agua se evapora.
Bolivia ha seguido este método, pero no se adapta tan bien a sus salinas, que tienen bajas concentraciones de litio, muchas impurezas y una estación lluviosa anual que dura varios meses.

La mala gestión y la agitación política también han obstaculizado la producción. El estado ya ha invertido más de US$ 800 millones en una red de estanques y una planta sin terminar que, según dice, comenzará a producir 15.000 toneladas de carbonato de litio al año en 2023. Lleva varios años de retraso.
La llegada del último gobierno del MAS en 2020 anunció un cambio, con YLB pidiendo propuestas de empresas extranjeras para desarrollar nuevas tecnologías de extracción directa de litio (DLE) que puedan extraer litio directamente de la salmuera.
Esto podría reducir el tiempo de producción, usar menos agua y reducir la dependencia del clima apropiado, pero aún está en pañales. Solo hay cinco casos de uso de DLE a escala comercial, uno en Argentina y cuatro en China, y el hecho de que DLE funcione en uno no garantiza que funcione en otro. “DLE no será una solución fácil”, dijo Joe Lowry de Global Lithium, una consultora.
Ni Lilac ni Rosatom tienen experiencia comercial en el uso de DLE.
Con las empresas chinas es difícil saberlo con certeza, dijo Alex Grant, director de Jade Cove Partners, una empresa que rastrea las tecnologías DLE en todo el mundo. “China es una caja negra”, dijo Grant, quien cofundó Lilac pero desde entonces dejó la compañía. Ninguno de los grupos chinos respondió a una solicitud de comentarios.
No está claro qué tipo de trato hará Bolivia. Carlos Ramos, presidente ejecutivo de YLB, respondió a preguntas escritas diciendo que cualquier eventual contrato “respetaría nuestras leyes y buscaría el máximo beneficio para el pueblo boliviano”. Se negó a dar más detalles sobre el proceso de selección, citando acuerdos de confidencialidad, y no respondió a una pregunta sobre si hubo presión política para promover jugadores rusos y chinos.
Ramos agregó, sin nombrar a la empresa, que una firma había “presionado excesivamente y sin ética”, pero dijo que fue descalificada por presentar sus resultados tarde y no por razones políticas.
Teague Egan, director ejecutivo de EnergyX, se describió a sí mismo como “desconcertado” por la declaración de Ramos y defendió a la empresa. Asumió la responsabilidad por no cumplir con el plazo, pero agregó que era la única empresa que estableció su prueba piloto en las salinas de Bolivia.
Antes de conocer los comentarios de Ramos, le dijo al FT: “Lo último que voy a hacer es quemar puentes, porque quién sabe qué pasará con las otras seis empresas”.
Gene Morgan, director ejecutivo de Zelandez, un proveedor de servicios de campo de salmuera, dijo que Rusia estaba «muy motivada» para establecer su propio suministro de litio luego de la invasión de Ucrania y las sanciones occidentales posteriores. Mientras tanto, China se encuentra entre los principales socios comerciales de Bolivia, y los bancos y empresas chinos han financiado gran parte de la infraestructura del país.
Los precios del carbonato de litio utilizado en las baterías de los automóviles eléctricos se han disparado a 10 veces su nivel a principios de 2021 a US$ 67.700 por tonelada, según Benchmark Mineral Intelligence, apenas superando las alturas alcanzadas por primera vez en febrero, ya que las ventas de vehículos eléctricos se han mantenido resistentes a nivel mundial mientras que la oferta ha disminuido. Luchó por mantenerse al día.
El gobierno boliviano prevé producir 25.000 toneladas de carbonato de litio al año con DLE para 2025, un objetivo que la mayoría de los analistas independientes consideran imposible.
Gedan dijo: “Bolivia es una apuesta. . . pero la demanda global está creciendo tan rápido que la esperanza brota eternamente de que Bolivia finalmente se arreglará”.
La competencia por el acceso a los vastos recursos del país juega contra las tensiones geopolíticas.
CONÉCTATE A DF SUD

© 2022 Grupo DF | Edificio Fundadores, Badajoz Nº 45 , Las Condes, Santiago, Chile | Mesa Central: 56 – 2 233 91 0000 | Contacto: contacto@dfsud.com | Venta Publicitaria: ventas@dfsud.com
Políticas de Privacidad | Términos y Condiciones

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *