Connect with us

BOLIVIA

Encuentro Bolivia Chile – La Razón (Bolivia)

Friday 14 Oct 2022 | Actualizado a 05:04 AM
Energías & Negocios
Friday 14 Oct 2022 | Actualizado a 05:04 AM
Empresarios se reunirán en la capital chilena.
Por Pablo Deheza
Imagen: CNC
/ 14 de octubre de 2022 / 04:52
El Segundo Encuentro Presencial del Consejo Empresarial Binacional Bolivia Chile se llevará a cabo en la ciudad de Santiago de Chile el lunes 24 de octubre. Una delegación de destacados empresarios bolivianos asistirá al evento. La cita es organizada por la Cámara Nacional de Comercio (CNC) de Bolivia y la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) de Chile.
El 13 de junio fue el anterior encuentro en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Se abordaron temáticas importantes para el fortalecimiento de las relaciones comerciales y empresariales entre ambos países. Se emitió una declaración conjunta en la que se instaba a los gobiernos de Bolivia y Chile a crear una mesa técnica pública-privada con organismos fronterizos y el sector privado logístico y de transportes, a fin de agilizar los procedimientos y operaciones que permitan un tránsito expedito de mercadería.
Gustavo Jáuregui, gerente general de la CNC y secretario general del Consejo Empresarial Boliviano, informó que en este segundo encuentro se abordarán otras temáticas de interés entre ambos países como ser, las perspectivas y desafíos de la economía regional y de las relaciones económicas y comerciales entre Chile y Bolivia, oportunidades de inversión entre ambos países y políticas para impulsar la innovación y el emprendimiento.
Entre Bolivia y Chile está vigente un Acuerdo de Complementación Económica denominado “ACE 22”, que tiene por objeto el sentar las bases para una creciente y progresiva integración de las economías de ambos países. Busca facilitar, ampliar y diversificar el intercambio comercial de bienes y servicios, fomentando las actividades productivas localizadas en sus territorios y facilitando las inversiones.
Minuta. En agosto de 2021 se realizó la XXII reunión de la Comisión Administradora de este acuerdo, con la participación de los gobiernos de ambos países y del Consejo Empresarial Binacional. En esa ocasión se emitió una minuta de declaración conjunta, cuyas principales recomendaciones fueron: sugerir la institucionalización de la participación de ambos capítulos constituidos del Consejo Empresarial Binacional, como ente asesor y coordinador representante del sector empresarial de Chile y Bolivia; instrumentar una estrategia para fortalecer la logística y el comercio exterior por las principales vías de acceso y salida que relacionan a ambos países; incorporar en el tratado los capítulos relativos a inversiones, comercio electrónico, comercio de servicios, Mipymes, cooperación económica y comercial, entre otros; modernizar el régimen de origen por uno más moderno y adecuado que facilite los encadenamientos productivos entre las empresas bolivianas y chilenas con miras a aprovechar la red de tratados comerciales que tiene el país; y la facilitación de comercio que contemple la eliminación de los permisos previos, mejorar y ampliar la cooperación aduanera, cambiar la certificación actual por un sistema de certificación digital, entre otros.
Déficit. Bolivia ha mantenido históricamente una balanza comercial deficitaria con Chile, acumulando $us 3.087 millones en la última década. En promedio, Bolivia exporta $us 130 millones anuales a Chile, mientras que la importación supera los $us 400 millones en promedio; sin embargo, se estima que existe un gran potencial para fortalecer esta relación comercial y promover las inversiones binacionales.
Más allá del rol gubernamental de ambos países, se ha visto por conveniente coadyuvar desde el sector empresarial privado a través de mecanismos que hacen expedita la coordinación, como se viene constituyendo el rol de este Consejo Empresarial Binacional muy activo, sostuvo Jáuregui.
Chile gravita en la logística del comercio exterior boliviano, tanto en las exportaciones como en las importaciones. Se estima que en 2021 se movilizaron 3,8 millones de toneladas de mercancía desde y hacia Bolivia por puertos chilenos. Tal cifra representa más del 65% de la carga total marítima que movilizó Bolivia en esa gestión. Los puertos chilenos más importantes para la carga boliviana son Arica, Antofagasta e Iquique, puntualizó Jáuregui.
Capítulo. El capítulo boliviano, que es parte del consejo Empresarial Binacional Bolivia Chile, se constituyó formalmente en octubre de 2020, bajo el respaldo de la CNC. Su primer presidente fue Rolando Kempff Bacigalupo, quien dio el empuje para su creación y puesta en marcha. En la actualidad lo componen importantes empresarios bolivianos de diferentes sectores productivos de las diversas regiones del país y está presidido por Walker San Miguel, destacado profesional, empresario, exministro de Defensa y excónsul General de Bolivia en el país trasandino.
María Laura Mendoza : ‘Es fundamental promover el acceso de las mujeres a la educación y la tecnología, para desarrollar y potenciar sus habilidades en distintos niveles y áreas profesionales’
Es fundamental promover el acceso de las mujeres a la educación y la tecnología
Por Pablo Deheza
Imagen: TIGO
/ 7 de octubre de 2022 / 06:36
La crisis sanitaria ha provocado un fuerte impacto negativo en la economía mundial y, por ende, también a nivel laboral en general. Sin embargo, el empleo femenino ha sido el más afectado según reflejan estadísticas de organismos internacionales. A pesar de este evidente retroceso, la evolución en Bolivia ha sido positiva, ya que se ha logrado no solo una recuperación, sino también, y fundamentalmente, un incremento en la participación femenina en el campo laboral, especialmente, en niveles directivos y de liderazgo, esto debido al acceso de las mujeres a la educación y a la tecnología. María Laura Mendoza, gerente de Marca y Comunicación Institucional de Tigo, habla sobre éste y otros temas relacionados en esta entrevista exclusiva con LA RAZÓN.
—¿Cómo observa la evolución de la mujer en el mundo empresarial a nivel global?
—La evolución previa a la pandemia por la enfermedad del coronavirus era positiva; sin embargo, las estadísticas de organismos internacionales demuestran que posterior a la etapa más dura de la crisis sanitaria, el empleo femenino ha sido notablemente afectado, registrándose un retroceso equivalente a más de 18 años en los niveles de la tasa de participación de las mujeres. Todo esto porque el mayor peso en las tareas de cuidado de enfermos, niños y personas mayores todavía recae sobre las mujeres. En esta etapa de recuperación de los mercados laborales, se ha registrado una mejora del empleo y de la participación tanto de los hombres como de las mujeres; sin embargo, ésta ha sido mayor en el caso masculino, según datos de la CEPAL/ OIT, en su artículo “Los salarios reales durante la pandemia: evolución y desafíos”, publicado en Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe N° 26. Pese a ello, creo que, aunque hay mucho por hacer, es posible. Para lograrlo se requiere de un mayor esfuerzo de parte de las empresas en reconocer el aporte que pueden brindar las mujeres a la fuerza laboral y de una mayor consciencia social sobre la distribución equitativa de las responsabilidades y labores del hogar.
—¿Cómo observa la evolución de la mujer en el mundo empresarial específicamente en Bolivia y en Santa Cruz? ¿Qué cambios percibe en las últimas dos décadas?
—En el caso específico de nuestro país el panorama es más alentador. Si bien tenemos grandes retrocesos, a la vez contamos con significativos avances y oportunidades. Aunque como mencioné en el punto anterior, a nivel Latam y el Caribe existe un notable retroceso; sin embargo, la evolución a nivel Bolivia es positiva, se ha logrado una recuperación e incremento de la participación femenina como nunca antes. Centrándonos en las últimas dos décadas, podemos mencionar la mayor participación femenina en espacios donde antes no estábamos, como ser niveles directivos de grandes empresas e instituciones, foros propios de mujeres empresarias y emprendedoras, inmersión en nuevos rubros como las telecomunicaciones, sistemas, desarrollo tecnológico, ingeniería aeroespacial, entre muchos otros. Todo esto sobre una base que considero fundamental: el acceso a la educación y la tecnología. Siento que Tigo es una muestra de un espacio donde la mujer crece, se capacita y se desarrolla. Una empresa que permite e incentiva el crecimiento profesional de sus colaboradoras, pero a la vez promueve la educación tecnológica y digital en niñas, maestras y mujeres emprendedoras, para que puedan acceder a nuevas y mejores oportunidades.
—¿Cómo observa la respuesta de una sociedad conservadora, como lo boliviana, ante el creciente empoderamiento de la mujer?
—Se trata de un proceso de aprendizaje, de desaprender y reaprender, creo que estamos avanzando en ello. Si bien somos una sociedad conservadora, también somos una sociedad con grandes ejemplos de fuerza y valor femenino, centrándonos en esto último, el camino se hace más fácil, solo queda potenciarlo.
—En un momento en el cual las audiencias y comunidades tienen una creciente importancia para la comunicación, ¿qué tan importante es la incorporación de mujeres en los equipos de comunicación de las empresas?
—Pienso que es igual de importante en cualquier ámbito, un equipo de comunicación debe ser diverso, pero igualmente lo deben ser las demás áreas. No solo se trata de género, sino de diversidad en general.
—¿Qué tan importante es la presencia transversal de las mujeres en todos los equipos que se conforman dentro de las empresas?
—Sin importar el rubro, un equipo que es diverso es más fuerte porque logra mayor equilibrio en sus ideas, proyectos y acciones. Esto finalmente se traduce en mejores resultados comerciales para la compañía. Según una encuesta realizada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2018, se demostró que cuando las empresas ponen en práctica políticas de inclusión en su cultura organizacional, tienen un 63% de probabilidad de lograr mayor rentabilidad y productividad, 60% de aumentar su capacidad de atraer y retener el talento, 59% de impulsar su creatividad e innovación, 58% de mejorar la reputación de la empresa y 38% de incrementar la demanda de los consumidores.
—En la experiencia personal, ¿cómo se equilibra la vida familiar con el desarrollo profesional?
—Mi familia es lo más importante, vivo buscando el equilibrio. Hay temporadas en las que es más complicado, requiere de esfuerzo y dedicación, por supuesto también de sacrificar algunas actividades, proyectos. Estoy absolutamente convencida de que la mejor forma de brindar herramientas y educar a mis hijas para ir por sus sueños, ser íntegras, ser independientes, autosuficientes, apasionadas, es con el ejemplo, con el ejemplo que reciben todos los días.
—¿Cuáles son los principales y más inmediatos desafíos para las mujeres en el ámbito corporativo boliviano?
—Pienso que el desafío en esta instancia es la conciencia generalizada de que la presencia femenina en los ámbitos corporativos impacta positivamente en el logro de los objetivos de la compañía. Está comprobado que es así. Si como sociedad nos convencemos de esto y lo aprendemos, lo aplicamos, el resto es un camino más fácil de andar. A la vez, es fundamental promover el acceso de las mujeres a la educación y la tecnología, para desarrollar y potenciar sus habilidades en distintos niveles y áreas. La inclusión femenina en el ámbito corporativo debe estar basada en competencias y no solo en género.
—¿Qué desafíos tiene la sociedad boliviana, en su criterio, para lograr mayor igualdad y protagonismo de las mujeres?
—El desafío está en aceptar en qué instancia estamos y todo lo que nos falta por avanzar. Si logramos romper esa barrera, lo demás va a darse.
—¿Qué sugerencias tiene para las universitarias y mujeres profesionales jóvenes que desean desarrollarse en el ámbito empresarial?
—Mi sugerencia es que estudien, se mantengan actualizadas en sus rubros y busquen constantemente oportunidades laborales. Eso les permitirá incursionar en aquello que anhelan. Hoy la tecnología nos brinda muchas oportunidades para cualquiera de los casos. Podemos capacitarnos virtualmente, enterarnos y postular a nuevos trabajos, ser parte de nuevas comunidades profesionales y femeninas, entre otras. Les recomiendo siempre buscar el desafío constante, la incomodidad. Trabajar desde que están estudiando… buscando sus espacios… y no quedarse en la zona de confort.
—¿Qué valoración tiene de la presencia de Tigo en la Expocruz?
—Creo que reencontrarnos y conectar con el público asistente fue uno de los factores más positivos de nuestra participación en Expocruz 2022. La pasión por el deporte se vivió al máximo en nuestro stand y eso nos valió la Palmera Dorada, uno de los máximos galardones de la muestra ferial que nos ha generado gran satisfacción y orgullo para el equipo de Tigo Bolivia. El diseño de nuestro stand estaba inspirado en alentar a los visitantes a vivir la pasión por el deporte en sus múltiples disciplinas. Contamos con dos espacios destinados a la diversión de los hinchas del fútbol, en los cuales, además de permitir a los visitantes relatar partidos, pudieron tomarse fotos con la Copa Tigo y la Copa del Mundo, jugar fútbol tenis, teqball, entre otras actividades. Ocho destacados presentadores compartieron y dialogaron con los visitantes y transmitieron la pasión que viven por diversas disciplinas deportivas.
—Tigo tuvo un stand interactivo, inmersivo. ¿Cómo ha evolucionado la comunicación con el cliente en los últimos años?
—Nuestro stand estuvo pensado y alineado justamente a esta evolución en la comunicación con nuestros clientes, esa cercanía con el público, en un espacio abierto e innovador que permitió conectar e interactuar con ellos de manera espontánea como lo venimos haciendo desde que nacimos como empresa. En los últimos años, hemos invertido millones de dólares para seguir construyendo autopistas digitales que lleven conectividad a todos los rincones del país. Esa inversión se refleja en la constante interacción con nuestros clientes, que ha crecido bastante, gracias a la construcción de canales que acorten las brechas digitales en nuestro país. A eso seguimos apuntando, a construir autopistas digitales que conecten personas, mejoren vidas y desarrollen comunidades como parte de nuestro propósito
—¿Cuáles son las principales tendencias actuales en la comunicación que se están observando en el mundo?
—Desde el punto de vista emocional, considero que una de las principales tendencias de comunicación es el uso de la empatía como principal instrumento para que ésta sea fluida y bidireccional. Ya desde lo técnico, estamos en una era inminente digital en la que tecnología ha revolucionado la forma de relacionarnos, de trabajar y estudiar. En Tigo nuestra filosofía de mejora continua hace que centremos nuestro trabajo en los clientes, en innovar constantemente y anticiparnos a sus necesidades, mediante los canales, plataformas y herramientas más eficaces para cada público.
—¿Cómo ha evolucionado la propuesta de Tigo para sus clientes? ¿Qué busca encontrar ahora la gente en Tigo?
—Desde hace 31 años, tiempo que estamos en Bolivia, hemos sido artífices de diversos cambios y de la evolución que ha tenido el sector de telecomunicaciones en Bolivia que, como en todo el mundo, ha dado saltos acelerados en los procesos relacionados a la digitalización y virtualidad. En ese entendido, hemos implementado servicios de calidad que acompañen esa evolución con el objetivo primordial de atender a las necesidades de nuestros usuarios que demandan esos atributos: calidad e innovación. La gente encuentra en Tigo soluciones para las diversas necesidades de su día a día. Gracias a la diversidad de nuestros servicios, estamos presentes en la vida de los bolivianos, mediante telefonía e internet móvil, televisión por suscripción, servicios de billetera móvil (Tigo Money), internet fijo ilimitado, contenido educativo y deportivo (Canales EducaTigo y Tigo Sports), así como también con servicios corporativos (Tigo Business). También mediante nuestros programas de Responsabilidad Corporativa, enfocados en la educación digital de mujeres, niños, niñas, maestros y padres de familia.
—En este momento, ¿cuáles son los paquetes estrella de Tigo?
—Tenemos diversos planes pensados para los distintos roles y necesidades de nuestros usuarios. Los paquetigos brindan muchas opciones que se adaptan a la necesidad de cada cliente; por ejemplo, tenemos paquetes de megas para uso en aplicaciones de juegos, música o redes sociales. Asimismo, se viene el mundial de fútbol y nosotros contamos con una promoción especial. Las personas pueden suscribirse a un plan con solamente Bs 69 y disfrutar de megas ilimitados en el celular, internet ilimitado en su hogar y televisión con HD donde podrá disfrutar de la Copa Tigo, la Liga Española y los 64 partidos del Mundial de Qatar 2022 en el canal Tigo Sports. Esto les dará acceso a una cobertura exclusiva del evento futbolero más esperado, con corresponsales bolivianos en Qatar. Además, contaremos con el relato y comentario de los reconocidos periodistas Ernesto Moreno y Ernesto Rojas. Finalmente, gracias a que nuestro canal Tigo Sports es un medio multipantalla (app, Tv y web), los usuarios podrán disfrutar de los partidos desde donde se encuentren.
Gerente de Marca y Comunicación Institucional de Tigo
Un emprendimiento familiar que busca extenderse a la segunda generación.
Por Pablo Deheza
Imagen: PATRA
/ 7 de octubre de 2022 / 06:25
Patra es una exitosa marca de ropa deportiva femenina hecha en Bolivia, fruto del trabajo de su propietaria, Amelia Solórzano. Refleja el trabajo de una mujer boliviana excepcional, que supo reinventarse y prosperar frente a los desafíos de la economía y la vida.
Amelia Solórzano empezó el trabajo de Patra en 1994. “En ese momento estaba atravesando por una crisis familiar, tenía los niños y estaba embarazada de una tercera. Fue una forma de buscar un ingreso para sostener a mi familia”, cuenta. El emprendimiento comenzó con dos máquinas de coser de uso doméstico y el apoyo de una vecina.
En los primeros años, aprovechó la oportunidad generada por la paridad cambiaria en Argentina. Solórzano recuerda que “llegaban buses completos desde Buenos Aires para comprar” en Yacuiba. “Uno vendía lo que llevaba”, afirma.
Este primer momento de éxito se detuvo abruptamente cuando llegó la crisis de los años 2000 y 2001. La moneda argentina cayó, el contexto regional y global era negativo y la economía boliviana atravesaba por una depresión. Patra tuvo que suspender sus operaciones en esos años y despedir a todo el personal.
“Ya en 2002 empecé a vender en la Feria de Barrio Lindo, que es el principal mercado mayorista en Santa Cruz y la verdad es que desde la primera vez que nos presentamos nos fue muy bien. Todo lo que llevé lo vendí”, explica.
Patra volvió a crecer y se abrió mercados en los otros departamentos y volvió a las ciudades fronterizas, hacia los países vecinos. “En 2008 invertimos lo ahorrado en la fábrica modelo que tenemos ahora”, relata Solórzano.
En la actualidad, Patra es una marca consolidada a nivel nacional, con distribuidores en los departamentos y ciudades intermedias, además de continuar llegando más allá de nuestras fronteras.
Patra está conformada por un equipo de 25 personas, donde “aproximadamente el 85% son mujeres”, indica Solórzano.
Esto ha significado también que la empresa entienda las demandas de un plantel con una presencia femenina mayoritaria. “No trabajamos en horarios extremos e incluso a veces acortamos un poco el almuerzo para salir más temprano. Hubo casos en los que una mamá no tenía dónde dejar a su niño, lo traía aquí y así muchos crecieron viendo el trabajo”.
Esto establece una relación de compromiso mutuo, que deriva en una presencia estable y prolongada de las trabajadoras. “Se quedan muchos años. Hay personas que están ya más de diez años”, señala la propietaria. El desafío actual es dar el paso a que una nueva generación tome la posta. “Lo que espero es que se incorporen mis hijos y que ellos sean la seguridad de que Patra va a continuar”, dice Solórzano.
El Día de la Mujer Boliviana se conmemora en su honor.
Zamudio coronada en 1926.
Por Pablo Deheza
Imagen: WIKIPEDIA
/ 7 de octubre de 2022 / 06:06
Adela Zamudio nació el 11 de octubre del año 1854 en la ciudad de Cochabamba, Bolivia. Hija de Adolfo Zamudio y Modesta Rivero estudió en la escuela San Alberto, cursando hasta tercero de primaria. En esos tiempos ese era el nivel máximo de educación al que accedían las mujeres.
Por iniciativa personal, ella continuó su formación a través de la lectura. Bajo el gobierno del Partido Liberal, a fines del siglo XIX, comenzó a trabajar como profesora en la misma escuela donde se educó. Luego llegó a ser directora de la Escuela Fiscal de Señoritas en 1905.
Junto a su actividad docente, repartida entre el magisterio y la pintura, a las que dedicó numerosos estudios y conferencias, Adela Zamudio luchó con firmeza por la emancipación social e intelectual de la mujer, por dar prestigio a la idea de feminidad.
Fue combatida ferozmente tanto por las autoridades eclesiásticas como por las civiles, hasta suscitar una célebre polémica nacional en la sociedad boliviana conservadora de la época.
El lugar más destacado entre la producción poética de Zamudio lo ocupa la obra Ensayos poéticos, publicada en Buenos Aires en 1887, con un prólogo de Juan José García Velloso.
En las 24 composiciones contenidas en este poemario aparecen reflejados todos los temas recurrentes de la escritora, tales como la vida, la naturaleza, las cuestiones filosóficas, los sentimientos y la mujer.
En 1926, el presidente Hernando Siles Reyes la coronó reconociéndola como la más elevada exponente de la cultura en Bolivia.
La expresidenta Lidia Gueiler estableció el 11 de octubre como el Día de la Mujer Boliviana en su honor y se celebra desde 1980.
Organizaciones feministas plantearon demandas en la recuperación económica pospandemia.
Damas de la Cámara de Mujeres Empresarias de Bolivia
Por Lourdes Montero
Imagen: FACEBOOK
/ 7 de octubre de 2022 / 05:15
La responsable país de Oxfam en Bolivia realiza un análisis en detalle sobre las consecuencias de la pandemia en la realidad económica de las mujeres bolivianas. Habla de la situación actual y los desafíos inmediatos.
En Bolivia, a raíz de la pandemia, se estima que 241.000 mujeres en áreas urbanas perdieron su fuente de ingresos, un tercio más que los hombres. Esta pérdida de empleo e ingresos es resultado, de que las medidas de cuarentena afectaron sobre todo a los sectores informales y del trabajo por cuenta propia, donde las mujeres están sobrerepresentadas. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó que esta reducción podría significar un retroceso de diez años en la autonomía económica de las mujeres.
A pesar de que las mujeres en nuestro país se han integrado masivamente al mercado de trabajo desde la década de los 80, la actual crisis ha impulsado un masivo traslado de mujeres hacia la “inactividad”. Un ejército de casi 1,5 millones de mujeres hoy conforma la población económicamente inactiva (el doble de los hombres). Esto no solo implica que muchos hogares han perdido ese ingreso y, por tanto, podrían empobrecerse aceleradamente, sino que muchas mujeres bien educadas, con habilidades para el empleo, que habían acumulado experiencia en el trabajo y que son fundamentales para la generación de riqueza del país hoy se encuentran en sus casas. Esto, en un momento donde la economía requiere de todos y todas para salir adelante, es un lujo que no podemos permitirnos.
Las mujeres, durante la pandemia, han tomado la mayor responsabilidad del cuidado de los hogares y de la vida. En este tiempo, frente al cierre de las escuelas y la necesidad de atender enfermos por COVID- 19, fueron ellas quienes, en mayor medida, cubrieron las necesidades de cuidado de más de 4,5 millones de bolivianos y bolivianas en condición de dependencia. Antes de la cuarentena rígida, las mujeres dedicaban, en promedio, 7 horas al día al cuidado; en la crisis de salud, esta cantidad subió a 13 horas diarias.
Para profundizar en esta discusión puedes recurrir a Las mujeres, durante la pandemia, han tomado la mayor responsabilidad del cuidado de los hogares y de la vida. En este https://lac.oxfam.org/latest/policy- paper/la-ma%C3%B1anadespu% C3%A9s-de-la-covid- 19.
En octubre, cuando se celebra el día de las mujeres bolivianas, es central poner en agenda al menos tres demandas que las organizaciones feministas han planteado en la recuperación económica después de la crisis pandémica: i) analizar la injusta distribución del trabajo doméstico y del cuidado de los hogares que recae principalmente en las mujeres, con costos en su tiempo y su disponibilidad para ocuparse de sus negocios o empleos remunerados, así como en una fatiga estructural con consecuencias en su salud. ii) Políticas públicas claras tanto en el ámbito nacional como municipal para favorecer la recuperación de los sectores de la economía que utilizan de manera intensiva a las mujeres. Estamos hablando en concreto del comercio y servicios, sectores altamente golpeados en la crisis económica actual. iii) Una mirada estratégica hacia el rol de las mujeres en la economía y las principales limitantes de una cultura machista que evita un acceso efectivo de ellas a los recursos para el desarrollo de sus negocios, actuando como bloqueadores de un despliegue efectivo de sus capacidades para contribuir al desarrollo del país.
Oxfam es una confederación internacional formada por 19 organizaciones no gubernamentales, que realizan labores humanitarias en 90 países.
‘El 75% de la economía de la región del norte amazónico boliviano gira alrededor de la cadena productiva de la castaña o nuez amazónica’
Al primer semestre de 2022, Bolivia exportó casi 14.000 toneladas
Por Pablo Deheza
Imagen: WWF BOLIVIA
/ 30 de septiembre de 2022 / 06:07
Bolivia se ha consolidado como el primer exportador de castaña en el mundo desde 2001, logrando en la pasada gestión un 50% de participación en el mercado mundial, de acuerdo con los datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE). Así, el país acumula más de dos décadas de primacía en el abastecimiento global de esta nuez.
El presidente del IBCE, Demetrio Soruco Henicke, destacó este hecho e informó que, según datos del INE, al primer semestre de 2022, Bolivia exportó casi 14.000 toneladas de castaña por un valor de $us 104 millones. Este producto ocupa el segundo lugar entre las exportaciones no tradicionales. Comparativamente, al mismo periodo en 2021, el volumen de la castaña subió 3% y su valor un 50%.
“Si comparamos este primer semestre del año con el de 2018, cuando se logró el mayor pico de exportación en diez años por 26.730 toneladas y más de $us 220 millones, a este ritmo, podremos superar ese registro histórico” en 2022, señaló Soruco Henicke.
“Desde el IBCE recomendamos no descuidar al sector de la castaña amazónica que, pese a conquistar mercados importantes en Europa y EEUU por sus características únicas, por ser 100% orgánica, bueno será fomentar en la actividad castañera que se realice con respeto a la naturaleza, cuidando el equilibrio del ecosistema tropical, para que de esta forma no decline su productividad. También (se debe) controlar el contrabando de castaña boliviana al Perú, que no se refleja en la exportación, y fortalecer las políticas gubernamentales en cuanto a caminos de acceso y mantenimiento de carreteras, tanto en Beni como en Pando que, juntamente con Cochabamba, son las principales regiones que exportan. Esas son nuestras sanas recomendaciones”, dijo el titular del IBCE.
Soruco Henicke sostiene que el sector castañero debe apuntar a cumplir cinco objetivos de desarrollo sostenible, a fin de atraer inversión. En primer lugar, poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. En segundo, lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas. Tercero, promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. Finalmente, garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Esto no implica abstenerse de procurar otros objetivos de desarrollo sostenible.
Castaña.
El presidente de la Cámara Empresarial, de Exportación, Logística, Servicios, Desarrollo, Educación, Ciencia y Tecnología del Norte (Cadexnor), José Édgar Blacutt Mérida, manifestó que el 75% de la economía de la región del norte amazónico boliviano gira alrededor de la cadena productiva de la castaña o nuez amazónica.
“La castaña boliviana compite con más de 20 variedades de nueces en el mundo, pero la nuestra es preferida por los mercados internacionales, dadas sus propiedades nutritivas, altos niveles de proteína, carbohidratos y propiedades antioxidantes. Durante el tiempo de la pandemia, la castaña fue utilizada de forma exitosa para el tratamiento del COVID-19, además de ser 100% orgánica y verificada con altos estándares de calidad internacional, en forma previa a su exportación”, explicó el presidente de Cadexnor, institución cuya sede se encuentra en Riberalta, departamento del Beni.
Las exportaciones de castaña boliviana tienen como destino principal los Países Bajos con más de 3.800 toneladas y un valor cercano a $us 30 millones; EEUU, con más de 3.000 toneladas y casi 27 millones; Reino Unido, con más de 1.600 toneladas por más de 12 millones. Otros mercados destinatarios son: Alemania, Canadá, Vietnam, Australia, Italia, Perú, Francia, Israel, España, Colombia, Emiratos Árabes Unidos, Grecia, Brasil, Sudáfrica, Polonia, Noruega, Kazajistán, entre los más importantes.
Blacutt Mérida considera que los desafíos inmediatos pasan por el fortalecimiento del Laboratorio de Control de Alimentos (Labcar) en Riberalta, con el propósito de aumentar las acreditaciones. Además, se debe promover la castaña boliviana en ferias nacionales e internacionales, capacitar al personal y gestionar el talento humano para que en un futuro se pueda mejorar los esfuerzos de exportación de castaña.
“Estamos especializados en la exportación de castaña amazónica, sin embargo, comprometidos con el país, creemos que ya es hora de que nuestra población comience a consumir la castaña en todas sus formas”, dijo Carlos Valdez Hecker, presidente de la empresa productora y exportadora Green Forest. “También exportamos aceite prémium de alta calidad y harina de castaña. Esta última, galardonada en Alemania por sus nutrientes, con 46% de proteína, superando a la soya”, afirmó.
Cosecha.
La cosecha de la castaña se concentra en la zona norte boliviano. Comprende el departamento de Pando y las provincias Vaca Díez, del Beni, e Iturralde, de La Paz. Es un área con una extensión aproximada de 100.000 kilómetros cuadrados, lo que equivale al 10% de la superficie total del país.
La cosecha moviliza, entre noviembre a marzo y en plena temporada de lluvias, a cerca de 150.000 personas.
Familias completas se instalan en la selva a orillas de los ríos en precarios campamentos colectivos donde duermen y cocinan. En la campaña trabajan en jornadas de 14 a 15 horas, de 02.00 a 17.00.
Los adultos y jóvenes varones son los que recolectan y transportan la castaña. Las mujeres, niñas y adolescentes combinan esas tareas con las labores del hogar.
Para las familias del norte amazónico, la zafra es la actividad anual más importante, por ello, muchas se dedican a ésta, según señala María Ángela Huanca, autora del reportaje “La producción de la castaña y la carga para las mujeres de El Sena”.
Huanca explica que la temporada de zafra se inicia en diciembre y dura al menos tres meses.
Durante este periodo, las y los zafreros ingresan a los bosques con su familia entera.
Durante todo el día, los recolectores deben recoger los cocos de castaña que caen desde lo alto de los árboles. Entre el proceso de acopio también se debe hacer el quebrado de los cocos para extraer la castaña, y acumularlas debidamente en cajas que luego serán trasladadas al centro poblado y comercializadas.
Las recolectoras cuentan que mientras están en el bosque corren el riesgo de ser atacadas por algún animal salvaje, ser picadas por insectos o, en el peor de los casos, sufrir accidentes por la caída de cocos de castaña. Estos pesan alrededor de un kilo, y cuando se desprenden de los árboles –que miden hasta 60 metros de altura– por el viento de la tarde, pueden causar heridas fatales.
Beneficiadoras.
El trabajo no termina con el fin de la cosecha. Sobre todo, en el caso de las mujeres, ellas participan en la etapa de producción que tiene lugar en las instalaciones de quebrado y clasificación de la nuez, conocidas como beneficiadoras.
Generalmente, las beneficiadoras están conformadas por largas mesas de trabajo. En cada estación se ubica una máquina de palanca manual con que las operarias proceden a romper la cáscara, teniendo el cuidado de dañar lo menos posible la almendra o coco.
Posteriormente, se realiza la clasificación de las almendras obtenidas, que depende del tamaño de los cocos y de lo enteros que hayan quedado luego de la quiebra.
Este ciclo de la producción comienza en junio y finaliza las primeras semanas de octubre. La quiebra de la nuez es un trabajo que se viene pasando de generación en generación, mediante lo cual ha ido perfeccionando la técnica, lo que permite mejorar el rendimiento y la calidad del producto.
Exportación.
La producción de la castaña boliviana sale a los mercados externos principalmente por carretera desde la vía La Paz – Arica. En agosto de 2017 se realizó una prueba piloto y se exportaron dos contenedores de castaña a Europa por la ruta alternativa que parte de Riberalta y Guayaramerín, pasando por carretera hasta Porto Velho y de ahí en barcazas hasta Manaus.
Actualmente, utilizando una combinación de transporte intermodal, por carretera y vías fluviales, es posible llegar a los puertos de Santos, en el estado de San Pablo, y a Paranaguá, en el estado de Paraná.
Los costos de transporte resultan cada vez más atractivos por el lado brasilero y se espera que ese flujo continúe incrementándose.
En criterio del presidente de Cadexnor, cabe exigir que Brasil cumpla con el compromiso de Petrópolis, de habilitar el puente que une Guyaramerín, del lado boliviano, con Guajará-Mirim, del lado brasileño, sobre el río Mamoré. “Ahí ya tendríamos expedita la bioceánica”, señaló Blacutt Mérida.
Voces | Por Mauricio Quiroga Arias / 14 de octubre de 2022
Voces | Por Noel Aguirre Ledezma / 14 de octubre de 2022
Voces | Por Patricia Vargas / 14 de octubre de 2022
Voces | Por Jesús J. luque / 14 de octubre de 2022
© 2020 La Razon Bolivia

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *