Connect with us

BOLIVIA

Trabajo nocturno – Opinión Bolivia

El Convenio 89 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ratificado por nuestro país mediante el Decreto Supremo Nº 7737 de 28 de julio de 1966, sobre la prohibición del trabajo nocturno de las mujeres, durante varios años ha estado recibiendo cada vez más críticas porque se consideran violaciones obsoletas e innecesarias del principio fundamental de igualdad de oportunidades y de trato entre hombres y mujeres.
Al respecto, la OIT ha estado señalando al Gobierno nacional, que el artículo 60 de la Ley General del Trabajo no se ajusta plenamente a los requisitos del Convenio 171 de la OIT del año 1990, especialmente las disposiciones en materia de duración del período nocturno y las posibles excepciones en relación con la prohibición del trabajo nocturno de las mujeres. Sin embargo, más allá de esta disposición laboral de la Ley General del Trabajo y falta de armonía con las disposiciones del Convenio 171, la Organización Internacional del Trabajo ha estado señalando al Estado boliviano las medidas de protección de las trabajadoras, tales como las prohibiciones o restricciones generales en contraste con las medidas especiales a fin de proteger la capacidad de reproducción y de proporcionar cuidados maternales.
A este respecto, la OIT recuerda a Bolivia que, si en el contexto de la promulgación de las nuevas normas laborales a futuro el Gobierno eliminara todas las limitaciones en relación con el trabajo nocturno de las mujeres con miras a lograr la igualdad entre hombres y mujeres y eliminar la discriminación en el empleo y la ocupación. De ser así, la mejor señal será nuestro la ratificación del Convenio 171 de la OIT sobre el Trabajo Nocturno de 1990, que no está concebido como un instrumento específicamente relacionado con cuestiones de género y se centra en la protección de la seguridad y salud de todos los trabajadores nocturnos, independientemente de su género, en todas las ramas y ocupaciones.
Si el Gobierno decide que este instrumento refleja mejor las necesidades socioeconómicas del país y corresponde más a sus prioridades en materia de promoción del empleo de las mujeres, tendrá que poner fin oficialmente a sus obligaciones del Convenio 89 de la OIT, cuando se abra el período de denuncia de los Convenios. Por consiguiente, se hace imperiosa la necesidad de que el Gobierno dé signos reales de igualdad en el empleo.
LEGISLACIÓN LABORAL
Frank I. Taquichiri Y.
Abogado y docente universitario Post Grado
[email protected]
Opinión

source

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.